Teresa Ribera recibirá a Javier Fernández el próximo miércoles para abordar el futuro del carbón

Teresa Ribera, ministra de Transición Energética.
Teresa Ribera, ministra de Transición Energética. / EFE

A la reunión también acudirán los presidentes de Castilla y León y Aragón para buscar «alternativas reales» a la «situación límite» del sector

Daniel Fernández
DANIEL FERNÁNDEZGijón

El mismo día que los trabajadores de las subcontratas de Hunosa iniciaron un encierro en el pozo Santiago como protesta por el plan de empresa de la hullera pública, que les deja fuera del mismo, el Ministerio de Transición Ecológica ha fijado la fecha para celebrar la reunión con su titular, Teresa Ribera, que le han solicitado los presidentes del Principado, Castilla y León y Aragón. Un encuentro en el que, como avanzó EL COMERCIO el pasado día 14, pidieron Javier Fernández, Juan Vicente Herrera y Javier Lambán para abordar «con carácter de urgencia» los duros efectos y problemas que la «acelerada desaparición de la minería del carbón y las centrales térmicas» está suponiendo en amplias comarcas de estas tres comunidades autónomas. Según refleja la agenda del ministerio, colgada en su web, este encuentro se celebrará en sede ministerial, en Madrid, el próximo miércoles, 26 de diciembre, a las 12 horas.

Los tres presidentes autonómicos --los de Asturias y Aragón del PSOE y el de Castilla y León del PP-- mantienen una posición común y, como rezaba la carta que enviaron Ribera para solicitarle la reunión, «desde una actitud totalmente constructiva» insisten en la idea de «una transición justa» hacia las nuevas fuentes de energía que preste atención al impacto social que supone el abandono de combustibles fósiles como el carbón y fomente la creación de «nueva actividad económica» que ofrezca «alternativas reales de vida» a las zonas afectadas.

Fernández, Lambán y Herrera consideran que la minería del carbón atraviesa «una situación límite» y que las medidas para favorecer su futuro obedecen a «razones estratégicas vinculadas a la política energética nacional», pero también a «razones sociales de pura pervivencia» en las comarcas afectadas.