Adela Cortina destaca que Sandel traslada su idea de justicia al gran público

Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política. /DANIEL MORA.
Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política. / DANIEL MORA.

La catedrática de Ética y Filosofía Política destaca del Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2018, que «trata de encontrar la verdad a través del uso público de la razón»

EFEOVIEDO

La catedrática de Ética y Filosofía PolíticaAdela Cortina ha destacado hoy la capacidad del filósofo estadounidense Michael J. Sandel, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2018, para trasladar al gran público la necesidad de que las sociedades se construyan a partir de unos elementos mínimos de justicia.

Cortina, miembro del jurado que ha concedido el galardón, ha considerado muy oportuno distinguir, en un momento en el que se habla de la posverdad, a un pensador «que trata de encontrar la verdad a través del uso público de la razón» en sociedades plurales donde conviven propuestas distintas para lograr «una vida feliz».

Además, ha incidido en que el galardonado «no es solo un filósofo de raza» sino que cuenta con una importante presencia en foros públicos a través de las redes sociales y de la difusión de sus enseñanzas a través de la televisión.

«Un filósofo parece siempre algo esotérico y al que la gente no le seguiría, pero tiene esa capacidad de llegar a los especialistas y otros que no lo son y es fundamental que llegue a todos los públicos una figura que potencia el diálogo para resolver los problemas sin recurrir jamás a la fuerza», ha añadido.

Para el politólogo, filósofo y sociólogo francés Sami Naïr, con la concesión del premio el jurado ha querido lanzar «un mensaje especial» a la ciudadanía estadounidense de su apuesta «por el diálogo y por el debate y no por la fuerza y por la vulgaridad intelectual y política» que imperan en ese país.

A su juicio, galardonar a Sandel supone «una señal importante» por su defensa del ideal de justicia en una democracia liberal ante la situación que viven los emigrantes en Estados Unidos.

Por su parte, el catedrático de Economía Emilio Ontiveros ha incidido en que el jurado ha destacado la crítica del premiado a los excesos de la lógica del mercado al que, ha subrayado, «pone en su sitio como institución y como mecanismo de asignación y lo limita a la actividad económica».

En esta línea se ha expresado también el catedrático de Sociología y de Dirección Internacional de Empresas y director del Joseph H. Lauder Institute de la Universidad de Pennsylvania, Mauro Guillén, para destacar que sus teorías constatan que la economía «va más allá de unos simples cálculos marginales y racionales».

Para Guillén, es importante respaldar con un galardón como el Princesa de Asturias de Ciencias Sociales el pensamiento de Sandel que, ante el debate sobre la distribución de la renta y la falta de solidaridad, defiende la necesidad de encontrar políticas económicas «que permitan, no solo crecer, sino hacerlo con igualdad».

 

Fotos

Vídeos