El Comercio
Real Oviedo

El Real Oviedo cae en el Trofeo Emma Cuervo

fotogalería

Partido disputado en Ribadeo. / Joaquín Pañeda

  • El conjunto azul ofreció una buena imangen ante el Deportivo pero no pudo remontar el 2-0 del marcador

El Real Oviedo cayó en el Trofeo Emma Cuervo ante el Deportivo por 2-0 en un encuentro en el que los azules plantaron cara ante un equipo de Primera División y mostraron buen juego en algunas fases, aunque carecieron de capacidad ofensiva y apenas crearon ocasiones de gol. Los ovetenses, liderados en el centro del campo por un Lucas Torró que dejó buenos detalles, controlaron algunas fases del encuentro, pero no fueron capaces de crear peligro ante la portería gallega.

El técnico azul probó con un sistema nuevo, con tres centrales: David Fernández, Verdés y Peña. En los carriles estaban Fernández y Varela, mientras que la pareja de pivotes la formaron Lucas Torró y David Rocha. Más adelantados, Susaeta y Edu Bedia, mientras que la referencia ofensiva fue Toché.

Los primeros compases del encuentro fueron de dominio gallego, jugándose más en campo ovetense, pero sin ocasiones ante la portería de Juan Carlos. Los ovetenses tenían problemas para tener el balón en el centro, pero lo intentaban con algunos balones en largo de Torró. Además, con el paso de los minutos, el equipo comenzó a mejorar la presión sobre la salida de balón del Deportivo y el balón comenzó a rondar la portería defendida por Germán Lux.

El Deportivo gozó de sus mejores ocasiones en acciones a balón parado, saques de esquina y faltas, pero la defensa azul estuvo especialmente acertada en los despejes. En concreto Verdés estuvo contundente en este tipo de jugadas y sacó de cabeza la mayoría de los balones que llegaban al área.

También lo intentó el conjunto ovetense en un lanzamiento de falta que Susaeta botó a las manos de Germán Lux. En la jugada posterior, el Deportivo tuvo su ocasión más clara en una internada de Lucas Pérez, que mandó el balón por encima de Juan Carlos, pero se acabó estrellando en el poste.

Los de Fernando Hierro jugaban al ritmo que marcaba Torró, que en varias ocasiones se sumó al ataque con mucho acierto y dando muestras de su calidad con el balón en los pies. El centrocampista se está convirtiendo en una de las novedades más destacadas en la pretemporada oviedista. El alicantino tuvo unas molestias en el calentamiento, por lo que calentó Jon Erice, pero finalmente saltó al terreno de juego desde el primer minuto. También Edu Bedia mostró nuevamente una versión muy trabajadora y el equipo lo agradeció en la fase de contención.

Una falta de entendimiento entre Verdés y Juan Carlos pudo costarle un gol a los ovetenses, pero el exoviedista Borja Valle no aprovechó el regalo y mandó demasiado cruzado su disparo sobre la portería carbayona. En la primera mitad, los azules, ante el rival de más entidad de la pretemporada, ofrecieron una buena imagen, aunque las mejores ocasiones fueron para los gallegos. La principal carencia fue la presencia en ataque, que resultó escasa y provocó que Germán Lux apenas tuviese trabajo.

Fernando Hierro mantuvo el mismo once en la reanudación, mientras que el Deportivo realizó un cambio al reemplazar Guilherme a Emre. Los coruñeses se adelantaron en el marcador a los siete minutos de la segunda mitad. Tras una gran jugada de Lucas Pérez, Guilherme disparó y, en el área pequeña, Borja Valle puso el pie para batir a Juan Carlos.

El equipo ovetense iba notando el desgaste de la primera mitad y cumplida la hora de partido Fernando Hierro dio entrada a Jon Erice por Edu Bedia. También Esteban sustituyó a Juan Carlos. Un disparo de semivolea de David Rocha desde fuera del área, que salió alto, fue la primera ocasión para los ovetenses en la segunda mitad.

A los 72 minutos debutó el uruguayo Martín Alaniz, que entró en la banda izquierda en sustitución de Varela. Además, el técnico realizó otro cambio de carácter ofensivo, dando entrada a Jonathan Pereira por David Rocha. Los ovetenses tuvieron mayor presencia en ataque, lo que aprovechaba el Deportivo para tratar de salir a la contra y sentenciar el encuentro. Lo hizo el defensa Fernando Navarro, que se quedó solo ante Esteban, al que batió con un disparo cruzado.

En los minutos finales, los oviedistas intentaron volcarse sobre la portería de Germán Lux, pero no fueron capaces de crear ocasiones de gol.