RUTA POR NAVA

Foces del río Pendón

Foces del río Pendón

En el concejo de Nava, el río Pendón forma un desfiladero escondido. Una ruta circular de dificultad moderada que discurre a través de paisajes diversos

EUGENIA GARCÍA

Descripción de la ruta

Nos disponemos a realizar el recorrido de las Foces del río Pendón. Dejamos el coche en la embotelladora de agua mineral Fuensanta, antiguo balneario, y atravesamos el río Pra cruzando el puente. Un cartel informativo indica aquí el comienzo de la senda. Tomamos el camino a la derecha, y a los pocos metros, en la siguiente bifurcación volvemos a girar a la derecha por la pista que asciende hacia Tabléu.

Un par de kilómetros después de iniciar la ruta podemos admirar la Sierra del Sueve y los montes de Nava, así como los pueblos de la zona y el palacio de la Ferrería. Seguimos caminando y un kilómetro y medio más adelante llegamos a Tabléu.

Tras poco más de cuatro kilómetros de caminata llegamos al Mayáu Pastor, donde vemos las cabañas de los pastores de la zona y una pequeña fuente. Seguimos hacia adelante y alcanzamos la zona más alta de la ruta.

Eugenia García

Desde allí podemos ver las foces del río Pendón, hacia las cuales descendemos por el camino de Les Vueltes.

Foces del río Pendón.
Foces del río Pendón. / Eugenia García

Cruzamos varios puentes y caminamos por un sendero que circula, paralelo al río, tallado en la propia roca. Entre robles y hayas centenarias, entramos de lleno en las foces, la parte más bonita de la ruta.

Haya en el sendero.
Haya en el sendero. / Ángel Calvo

MIDE Foces del Río Pendón

Horario:
3h 15'
Desnivel de subida:
360 metros
Desnivel de bajada:
360 metros
Distancia horizontal:
10 kilómetros
Tipo de recorrido:
Circular
Severidad del medio natural:
2
Orientación en el itinerario:
2
Dificultad en el desplazamiento:
2
Cantidad de esfuerzo necesario:
3
Condiciones de tres estaciones, tiempos estimados según criterio MIDE, sin paradas. Calculado sobre datos de 2018.

Si seguimos avanzando nos encontramos en la zona de Les Mecedores. Aquí podremos apreciar una hermosa cascada que cae contra el camino. Continuamos hacia el collado los Fornos, donde termina la senda. Desde allí bajamos, rodeados de castaños centenarios, hasta el cruce final. Poco más de un kilómetro después llegamos al inicio de la ruta, desde donde seguimos bajando hacia la embotelladora de Fuensanta.

El palacio de la Ferrería, visto desde el camino a Fuensanta.
El palacio de la Ferrería, visto desde el camino a Fuensanta. / Ángel Calvo