Su esposa lo dejó por otra y la reconquistó como mujer

Martine Rothblatt (izquierda) y su esposa Bina Aspen (derecha)/
Martine Rothblatt (izquierda) y su esposa Bina Aspen (derecha)

La única mujer de la lista de los 10 CEO mejor retribuidos de EEUU se reasignó el sexo cuando su esposa le dejó por otra mujer... y consiguió reconquistarla

EVA VÉLEZGijón

La historia de Martine Rothblatt es de las que dejan huella. Y, a la vez, necesitan una segunda lectura para asimilarlas. Esta mujer es la única que forma parte de la lista anual que elabora el New York Times de los 10 CEO mejor pagados de los Estados Unidos, ya que se embolsa 38 millones de dólares por su trabajo en United Therapeutics, una compañía de biotecnología que fundó cuando se enteró de la rara enfermedad que padecía una de sus hijas.

Hasta aquí todo parece normal, y hasta admirable, pero lo increíble es lo que Martine guardaba en las páginas de su biografía. En realidad Martine se llamaba Martin. En 1994, se sometió a un cambio de sexo para volver a enamorar a su esposa, que lo había abandonado por una mujer.

Nacido en Chicago bajo el nombre de Martin Rothblatt, se casó en la década del 80 con Bina Aspen, con quien tuvo cuatro hijos: Eli, Sunee, Gabriel y Jenesis.

Durante los años que duró su matrimonio, estuvo al frente de tres empresas y trabajó en varios proyectos destacados. Tres de ellos: el primer sistema de localización satelital de vehículos (Geostar, 1983), la primera red global de radio satelital (WorldSpace, 1990) y el primer satélite que brinda servicios de radio por suscripción libre de propaganda (Sirius Satellite Radio, 1990).

Mientras tenía éxito en su carrera profesional, Martin pasaba por un momento personal muy delicado. En 1993, su matrimonio se rompió cuando su esposa le confesó que había descubierto que era lesbiana.

Destrozado por el abandono y muy enamorado de Bina, se dio cuenta que él tampoco se sentía bien en la piel de un hombre. Y para reconquistar a su mujer, con la que hoy sigue casado, quiso convertirse en Martine. "Nos conocimos como pareja heterosexual, pero hemos experimentado una transición".

Si la operación no había sido suficiente, la vida le volvió a poner otra piedra cuando se enteró que a su hija menor, Jenesis, le habían diagnosticado hipertensión pulmonar, una enfermedad poco conocida. Y los médicos le pronosticaron que no iba a tener un buen desenlace.

Ya como mujer, Rothblatt no se rindió y pensó que sus conocimientos podían servir para ayudar a personas enfermas. Y en 1996 fundó United Therapeutics Corporation, una compañía biotecnológica centrada en el desarrollo y la comercialización de productos únicos para pacientes que padecen enfermedades crónicas y cardiovasculares graves, cáncer y enfermedades infecciosas.

Con su compañía, que la convirtió en una de las mujeres mejores pagas de los Estados Unidos, superando a Marissa Mayer, la CEO de Yahoo, logró en Francia la aprobación y futura comercialización de la inyección Remodulin para el tratamiento subcutáneo de los pacientes que sufren hipertensión pulmonar primaria.