La dolorosa vida de Arya Permana, el niño más gordo del mundo

La dolorosa vida de Arya Permana, el niño más gordo del mundo

La historia de Arya forma parte de un curioso programa que se estrena esta noche en DKiss

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Arya Permana es un chico de 11 años residente en Thailandia que nació con 3,2 kilos de peso y un apetito voraz. El pequeño comenzó a ganar peso a partir de los dos años y, algo que comenzó como algo normal, terminó siendo una preocupación para sus padres. Con solo once años ya pesaba más de 190 kilogramos, y tenía que comer unas cinco veces diarias para poder calmar su insanciable apetito.

El problema de salud era tal que llamó la curiosidad de los reporteros de Discovery, que decidieron realizar un programa especial sobre el peso del «pequeño». La situación es tremendamente grave para su salud, hasta el punto de que deben de hacer algo para que Arya pierda peso porque su vida corre peligro. Sus padres pueden ser también parte del problema, y para ello los expertos que se ofrecen para ayudar a Ayra deberán ver qué es lo que sucede con su sobrepeso. Un análisis en profundidad de su vida para poderle poner fin a un problema que le ha llevado a ser famoso por su obesidad.

Esta historia es tan solo una de las muchas historias que iremos descubriendo a lo largo de las próximas semanas en DKiss, gracias al programa que esta noche estrenan. «Gente extraordinaria» nos traerá personas que pelean por superar todas aquellas barreras que les acarrean las enfermedades que padecen. Un ejemplo de vitalidad que llevará a los espectadores a empatizar con estas personas «extraordinarias» que han terminado realizando actividades cotidianas que podrían parecer imposibles por las patologías que padecen.

El caso de Arya solo es uno de los muchos que iremos conociendo en el programa. Los hermanos Shaid y Rashid son dos jóvenes paquistaníes que padecen una enfermedad rara. Por las noches ambos niños sufren una parálisis total de su cuerpo, una patología desconocida e inexplicable para los médicos. Pero a pesar de las dificultades que tienen, consiguen desenvolvérselas para dar su caso a conocer y poder desarrollar una vida lo más normal posible.