Así es el pozo en el que cayó Julen

Así es el pozo en el que cayó Julen

«El problema es que sigue cayendo material, se compacta, es húmedo, y la zona es fría... en definitiva, no es fácil seguir rastreando ahí», ha explicado la subdelegada del Gobierno de Málaga

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Los equipos de emergencias tratan de rescatar desde el domingo por la tarde a Julen, un niño de dos años que cayó en un pozo en la zona del Dolmen del Cerro de la Corona, en el término del pueblo malagueño de Totalán. Esta mañana, a 78 metros de profundidad, se ha encontrado el paquete de chucherías que llevaba el pequeño en el momento de su desaparición.

El pozo al que el pequeño cayó es un orificio de prospección para buscar agua, de 25 centímetros de diámetro y 110 metros de largo, algo más estrecho y menos profundo de lo que se barajó en un principio (40 centímetros por 150 metros).

Las personas que trabajan en el dispositivo desconocen si hay agua en el fondo del agujero, pues la cámara que se ha empleado para tratar de localizar al menor había alcanzado ha alcanzado de momento los 80 metros de profundidad, distancia a la que ha encontrado la bolsa de chucherías.

«El problema es que sigue cayendo material, se compacta, es húmedo, y la zona es fría... en definitiva, no es fácil seguir rastreando ahí», ha explicado la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, que ha dejado claro, no obstante, que se continúa profundizando.

Un centenar de personas participan en el operativo de rescate del niño desde las 14 horas de ayer, domingo, cuando el padre del pequeño y el 112 avisaron a la Guardia Civil de que había caído por el agujero, un orificio de prospección para la búsqueda de agua, en esa zona de la sierra.

Más información

 

Fotos

Vídeos