¿Por qué los mosquitos pican más a unas personas que a otras?

Un mosquito a punto de picar a su víctima./E. C.
Un mosquito a punto de picar a su víctima. / E. C.

Para elegir a sus víctimas se dejan guiar sobre todo por el dióxido de carbono que despreden los cuerpos

EL COMERCIO

Los mosquitos se acaban convirtiendo en nuestro inseparable compañero en las noches de verano. Además de soportar sus constantes zumbidos, también hay que aguantar las picaduras, que en algunos casos llegan a resultar muy molestas.

Sin embargo, no todo el mundo acaba sufriendo las secuelas de estos insectos, principalmente de las hembras, que para poner huevos necesitan energía. ¿Pero qué motivos les lleva a elegir entre una persona y otra a la hora de picar?

Tienen distintos métodos para seleccionar a sus nuevas presas, utilizando para ello la vista, el olfato y los detectores térmicos. Sobre todo dependen del dióxido de carbono para escoger a sus 'víctimas'. La mayoría de personas expulsamos este componente, que pese a que acaba diluido en el aire, tarda un tiempo en mezclarse, originando una especie de 'miga de pan' que atraerá al mosquito hacia nosotros.

A través del dióxido de carbono pueden llegar a seleccionar a una presa hasta a 50 metros de distancia, lo que evidencia los grandes poderes que tienen para orientarse.

En los ambientes más reducidos, como puede ser una habitación, los insectos también se dejan guiar por otros aspectos, como puede ser el color de la piel, su temperatura o la humedad. Incluso en alguna ocasión se ha mencionado a los genes como uno de los causantes de esta atracción.

No obstante, los científicos estiman que el verdadero motivo por el que se mueven los mosquitos a la hora de buscar a su presa, ya sea persona o animal, son los compuestos químicos originados por las colonias de microbios que habitan en la piel.