La música de Julio Iglesias hace aumentar la producción de las gallinas

La música de Julio Iglesias hace aumentar la producción de las gallinas
EFE

La empresa Coren recurre a las canciones del rey de la música ligera como arma para mejorar el rendimiento de las aves

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Hay varios estudios que han constatado la efectividad de la música en la producción de leche por parte de las vacas y, por ello, la existencia de hilo musical comienza a estar presente en muchas cuadras y establos. En las nuevas instalaciones del Centro de Selección Genética Avícola Friol I, de la empresa Coren en Galicia, se han propuesto desestresar a sus gallinas utilizando este mismo método. Su elección ha sido la música de Julio Iglesias.

La confesión se la ha realizado el consejero delegado del Grupo Coren, Manuel Gómez Franqueira, al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que este sábado ha visitado las instalaciones de un centro que contará con la última tecnología para aumentar la productividad y adaptarse a la variedad de mercados a los que llega la empresa. En su discurso, Gómez Franqueira explicó, por ejemplo, que en Japón les gustan las pechugas de pollo de grandes dimensiones por lo que mediante modificaciones genéticas intentarán que pase a suponer del 25% al 35% del peso de las aves. En China, sin embargo, la mayor demanda es la de las patas de gallina. La mitad de la producción del centro que acogerá a 50.000 reproductoras y ha diez machos por cada hembra, se destinará a la exportación. Para adecuarse a cada mercado las instalaciones se han sumado a la industria 4.0.

Durante su intervención, Feijóo aseguró que Coren pretende con su nuevo centro productivo «fortalecer la producción avícola» con vistas al mercado exterior, «con selección genética y cruces». El presidente autonómico animó al resto de la la industria agroalimentaria gallega «seguir creciendo desde Galicia apostando por la digitalización, la diversificación de mercados y la internacionalización».

En el 2001 psicólogos de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, realizaban un estudio para determinar qué tipo de música preferían las vacas. La Sinfonía Pastoral de Beethoven y la canción Bridge Over Troubled Water (Puente sobre Aguas Turbulentas) de Simon & Garfunkel fueron los grandes éxitos en productividad lechera.