Te lo pago con mis 'followers'

Una chica comparte su plato de sushi en el restaurante milanés. / E. C.
Una chica comparte su plato de sushi en el restaurante milanés. / E. C.

Un restaurante de Milán ofrece sushi gratis en función de los seguidores en redes | Los clientes deben publicar una foto en Instagram y a partir de mil seguidores obtienen un plato gratis; si son más de 50.000, ocho

DARÍO MENOR ROMA.

Con el primer plato toca rascarse el bolsillo pero, a partir del segundo, la comida te puede salir gratis si eres en mayor o menor medida eso que los modernos llaman un 'influencer': una persona que retransmite parte de su vida en las redes sociales de internet a sus seguidores, los conocidos como 'followers'. En un continuo ejercicio de exhibicionismo, el 'influencer' o aspirante a serlo muestra las prendas que viste, los lugares que visita o los restaurantes donde come. Los más famosos consiguen incluso que las marcas les paguen por consumir sus productos o servicios. La última frontera de esta tendencia la ha marcado la cadena italiana de restaurantes de pescado crudo 'This is not a sushi bar', que abrió ayer un nuevo establecimiento en Milán en el que los clientes pueden recibir platos gratis según el número de seguidores que tengan en Instagram, la red social más en boga entre los jóvenes.

Para aprovechar esta original promoción, que según los hosteleros es única en el mundo, hay que publicar en Instagram una fotografía de un plato ordenado en 'This is not a sushi bar' con varias etiquetas que identifican a este establecimiento. Una vez que el responsable del local comprueba los seguidores del cliente, le ofrece el premio: entre 1.000 y 5.000 admiradores obtiene un plato gratuito; de 5.000 a 10.000, dos; de 10.000 a 50.000, cuatro; y de 50.000 a 100.000, ocho. El 'influidor' que tiene más de 100.000 'follower' tiene barra libre.

«En Milán hay 800 restaurantes de sushi y queríamos diferenciarnos para atraer a los 'millennials'. Buscamos un modo novedoso de conseguir visibilidad en Instagram, la red social donde ellos están más presentes», explica Matteo Pittarello, presidente de 'This is not a sushi bar'. Con esta novedosa forma de pago han conseguido ya una enorme publicidad. «En un día he hecho 15 entrevistas, no me esperaba un interés tan grande». Pittarello asegura que no tiene miedo de que la promoción, que no tiene fecha de caducidad, acabe matando de éxito al restaurante. «El 85% de nuestra facturación viene con los envíos a domicilio, pero el pago con los 'follower' solo funciona cuando se hace una comanda directamente en el local. Queremos que la gente venga, tenga una buena experiencia y luego se anime a repetir». La campaña de momento solo está disponible en uno de los siete restaurantes de la cadena, pero si marcha bien se aplicará también en el resto.

«Uno de los riesgos de aplicar esta forma de pago es que haya gente que se comporte de manera oportunista», reconoce Pittarello. «Hemos desarrollado un sistema para controlar si los clientes tienen seguidores falsos en Instagram, pero no creo que haya problemas. Imaginamos que tendremos sobre todo 'microinfluencers' con menos de 10.000 'followers'. Pero si vienen personajes más famosos estaremos por supuesto encantados de invitarles. Fedez y Chiara Ferragni son bienvenidos», dice, haciendo referencia al matrimonio formado por el rapero y la 'reina' de Instagram, referencias ambos entre el famoseo de internet en Italia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos