«Las noticias falsas sobre salud pueden matar»

Noticias falsas sobre salud/
Noticias falsas sobre salud

Las denominadas fake news están presentes en todos los ámbitos de la sociedad, pero es en el de la salud donde más peligros crean

Marla Nieto
MARLA NIETOGijón

El impacto de las noticias falsas en la salud es de «gravedad severa», según afirmó el vicepresidente de la Asociación Nacional de Informadores de Salud (ANIS), Fernando Comas, en un acto celebrado en la segunda edición de la Cumbre de Ciencia y Tecnología (Citech). Y es que ya lo dijo Enrique de la Rosa: «Las noticias falsas pueden matar». Se crean bulos del tipo «tu barba tiene tantas bacterias como un retrete», «leyó en Internet que podía tener cáncer» o «encuentran un arma secreta contra el Alzheimer«. Es tanta la cantidad de información que se maneja a través de la red, que termina yéndose de las manos hasta puntos insospechados, tanto que termina siendo peligroso.

En general, los rumores suponen el 70% de las noticias con posibilidades de ser retuiteadas, es decir, más de la mitad que las veraces. El farmacéutico Roi Cal Seijas, también presente en Citech, destacó la influencia de las fake news en productos y terapias curativos. Por ejemplo, la homeopatía, los suplementos de colágeno, los productos detox o los complejos vitamínicos. Según él «la mayoría de los productos homeopáticos están compuestos por simple azúcar, aunque quienes los venden son capaces de asegurar que están hechos con Muro de Berlín, agujero negro, tiranosaurio o canto de delfín, entre otros remedios absurdos». Muchos pensarán, ¿cómo es posible que la gente se crea eso? Lo explican de un modo «científico» diciendo que se diluye a una potencia de escala 200 CH, «la cual es imposible alcanzar». Cal Seijas habló también de un producto hoy en día muy vendido que se usa «como un Frenadol homeopático», el 'oscillococcinum'. «Se trata de una terapia que se vende en farmacias la cual, se dice, lleva hígado y corazón de pato y sin embargo su composición es la siguiente: por cada dosis de un gramo contiene 0,85 gramos de sacarosa y 0,15 de lactosa«.

Los suplementos de colágeno, según explicó el farmacéutico, «se crean con restos de mataderos, externones de pollo o cabezas de pescado. No está permitido atribuirles propiedades terapéuticas». Para él no es necesario consumir colágeno ya que «no se absorbe». Si se quiere consumir colágeno, «hay fuentes naturales como los callos, las manitas de cerdo, el bacalao al pil pil o la gelatina», señaló. Tampoco el cuerpo necesita una ayuda extra para eliminar toxinas o para vitaminarse. Los productos detox «no tienen efectos beneficiosos, al contrario, pueden tener riesgos como cálculos renales, descalificación, anemias o incluso fallos hepáticos«.

El problema de la no vacunación

El tema de las vacunas también se trató en el evento, de la mano de la médica preventivista María Fernández Prada. Desde hace un tiempo se ha hecho crítico el problema de la no vacunación por parte de la sociedad. «La vacuna es una tecnología sanitaria. Vacunarse salva entre dos y tres millones de vidas al año», aseguró la médica. Entonces, ¿por qué se ponen en entredicho? Para Fernández Prada, esto sucede porque «no se percibe el beneficio inmediato de una vacuna, sin embargo el de, por ejemplo, un paracetamol, sí. La gente no acepta tener febrícula después de una vacuna, siendo este un síntoma habitual. Existe una infravaloración del impacto de las vacunas y una sobrevaloración de los efectos adversos«.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), considera una amenaza el rechazo a la vacunación. A raíz de ello, redes sociales como Facebook, Twitter o Amazon están empezando a controlar las publicaciones.

Algunos fakes sobre la vacunación son:

- «El aluminio que contienen las vacunas, es tóxico». Según la médica, «sí contienen aluminio, pero este no causa toxicidad».

- «Las enfermedades han desaparecido gracias a la mejora de las condiciones higiénico-sanitarias». Para la especialista, «es cierto que eso es un plus, pero la verdad de por qué han desaparecido es la vacunación».

- «Producen autismo«. En palabras de María Fernández Prada, »todavía ni se saben las causas exactas del autismo, es imposible relacionarlas con las vacunas».