Shella, la perra que lleva más de un año esperando a su dueño en la puerta de prisión

Una imagen de archivo./
Una imagen de archivo.

Tiene libre acceso a la comisaría; incluso duerme dentro muchas noches

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Es inevitable recordar el caso de Hachiko al contar esta historia: el famoso perro que vivió los últimos nueve años de su vida en una estación de tren mientras esperaba a su dueño, ya fallecido. Durante el último año, Shella, una perrita mestiza de Argentina, ha protagonizado una experiencia muy similar en Buenos Aires.

Todo comenzó el año pasado cuando su joven amo fue detenido después de haber protagonizado un asalto calificado, siendo condenado a pasar tres años y medio de su vida en la Comisaría Departamental de 25 de Mayo, en la ciudad de la Pampa.

Desde entonces el animal no abandona la puerta del edificio. «Lo cierto es que el día en que hicimos la detención y trajimos al chico a la dependencia, al rato Sheila se presentó y nunca se fue. Creemos que debe haber seguido al automóvil», contó Juan José Martiní, subcomisario de la estación de policía, a varios medios locales.

La perrita ha robado el corazón de todos los trabajadores. Tanto es así que tiene libre acceso a la comisaría; incluso duerme dentro muchas noches.