Las bombas de la Guerra Civil continúan estallando 80 años después

Las bombas de la Guerra Civil continúan estallando 80 años después
efe

Desde 1975, los miembros de los Tedax de la Policía Nacional han neutralizado más de 6.000 artefactos

J. L. A. MADRID.

La Guerra Civil terminó hace 80 años, pero los artefactos que se utilizaron entonces siguen apareciendo en la actualidad. Enterrados o a la vista, granadas, obuses de artillería, bombas de aviación o cartuchería varia, cada año aparecen estos peligrosos recuerdos de la contienda que tienen que ser neutralizados por los especialistas de las Fuerzas de Seguridad o del Ejército.

Los miembros de los Tedax-NRBQ de la Policía Nacional han desactivado, desde su creación en 1975, más de 6.000 artefactos procedentes de la Guerra Civil, 1.540 de ellos en Madrid.

Solo el pasado año se neutralizaron 172 artefactos en toda España, siendo Madrid, con 55, y Zaragoza, 41, las ciudades con más actuaciones. En el primer trimestre de 2019 ya se han desactivado 42.

Las dos últimas operaciones se realizaron el pasado jueves en Talavera de la Reina y el viernes en Madrid. En la localidad toledana se halló una bomba de aviación y en la capital madrileña fueron unos operarios quienes localizaron una granada de mano en las inmediaciones de la Plaza Elíptica. Hasta ambos lugares se desplazaron especialistas Tedax-NRBQ que llevaron a cabo su desactivación 'in situ', debido a la peligrosidad que implicaba la manipulación y traslado de estos artefactos de gran calibre a un lugar seguro.

El estado de conservación de una bomba de la Guerra Civil es uno de los principales inconvenientes ante los que se encuentran los especialistas. El deterioro de los sistemas de activación de la munición, causado por el paso del tiempo y las condiciones de conservación, contrasta con que la carga explosiva suele permanecer intacta con lo que su manipulación es compleja.