Seis presos causan destrozos en la cárcel de Lleida por corte de luz que les impidió ver la televisión

Motín en la cárcel de Lleida porque los presos no podían ver la televisión
Uno de los pasillos de una prisión española. / EFE

Provocaron contusiones a cuatro funcionarios, uno de los cuales ha requerido la baja médica

EFE

Seis presos del Centro Penitenciario de Ponent, en Lleida, causaron anoche destrozos en la prisión después de que un corte de luz les impidiera ver la televisión en sus celdas y provocaron contusiones a cuatro funcionarios, uno de los cuales ha requerido la baja médica.

Según ha explicado el Departamento de Justicia, los hechos se produjeron alrededor de las 22.10 horas de anoche y la dirección del Centro Penitenciario de Ponent decidió aislar a los seis internos. Los hechos se desataron después de que una avería en el suministro eléctrico provocara un corte de luz en todo el centro, por lo que los internos no pudieron ver la televisión en sus celdas. Ante esta situación, seis presos reaccionaron de «forma violenta», provocando daños en las camas, lavabos y tuberías de las celdas e intentando que los demás reclusos «les imitaran». Asimismo, dañaron parte de una pared de hormigón y lanzaron trozos a los funcionarios.

Cuatro de los presos eran del Departamento Especial, donde se recluye a aquellos internos con conductas problemáticas que les impiden convivir con otros presos, y los otros dos estaban en el módulo 6, donde están recluidos internos en proceso de 'estabilización conductual«, procedentes del Departamento Especial. En ambos casos, esa calificación no depende del delito cometido sino de la conducta de los presos en el interior del centro.

Pese al corte en el suministro de luz, Justicia asegura que se pusieron en marcha los grupos electrógenos destinados a mantener el suministro eléctrico en los servicios básicos, como las luces de los patios o las neveras de la enfermería. Finalmente, la avería se reparó y el suministro pudo restablecerse alrededor de las 05.30 horas de esta mañana.

Justicia ha confirmado que cuatro funcionarios de Ponent recibieron atención médica por contusiones causadas en la trifulca y uno de ellos ha precisado de la baja laboral.