Nástic - Sporting (0-0)

Paso atrás del Sporting

Paso atrás del Sporting

El equipo rojiblanco frena su racha en la lucha por la entrada en 'play off'

El juego que propone el Sporting de José Alberto con balones directos a los puntas y sin querer la posesión del balón tiene varias consecuencias. Una de ellas es que los rojiblancos acumulan ocho jornadas sin perder. Otra, que pueden protagonizar encuentros como el de Tarragona en el que disparó una vez a portería y apenas produjo jugadas ofensivas.

Llegaba el Sporting con el claro objetivo de sumar tres puntos ante un rival inferior que se está jugando la vida por continuar en Segunda División. Un Nástic que se encuentra a diez puntos de la salvación, pero que fue el único equipo que propuso el poco fútbol que se vio en el Nou Estadi.

El choque llegó a ser soporífero. Por momentos el balón estuvo más tiempo en el aire que sobre el terreno de juego. Con ambos equipos sin querer cometer errores, lo más sencillo para las defensas fue despejar cualquier balón que se acercara por las áreas.

Poco trabajo, por no decir ninguno tuvo Becerra. El portero del Nástic tan solo paró un remate de Cofie. Un tímido cabezazo del ghanés, que encontró el balón en el área cuando el partido llegaba al final.

José Alberto dio continuidad al ya habitual once. Canella e Ivi fueron las novedades en el equipo debido a la lesión de Aitor y la sanción de Molinero. El lateral estuvo correcto, sin cometer errores. El extremo volvió a rendir por debajo de lo esperado. Ni generó peligro ni aportó el trabajo defensivo que suele aportar Aitor. Fue el primer cambio de José Alberto, que en la segunda mitad dio entrada a Carmona, Salvador y Pablo Pérez para intentar desequilibrar la balanza a favor de los rojiblancos.

El empate resulta insuficiente para ambos equipos. Bien es cierto que el Sporting puede hacerlo bueno el próximo fin de semana en El Molinón, pero el margen de error vuelve a ser mínimo para un bloque que lucha por cumplir el objetivo mínimo en la presente temporada.

Sin presencia en el centro del campo, es muy complicado que los delanteros puedan gozar de ocasiones. El plan de jugar directo es una opción que ha servido para escalar posiciones en la tabla, pero por lo visto en Tarragona, José Alberto deberá buscar un plan alternativo cuando se le presenten partidos tan insulsos como el protagonizado ante el Nástic.

Nacho Méndez intentó hacerse con la pelota para ofrecer cierto sentido al juego, pero no estuvo acertado. El partido le pidió una marcha más, pero estuvo lento en sus decisiones y en las ejecuciones para lanzar las contras rojiblancas.

Habrá que esperar a ver cómo se resuelve la jornada para saber si el punto que, a priori, sabe a poco termina por endulzar el fin de semana. Por el momento, el Sporting ahora se verá en la obligación de ganar al Elche en Gijón.