Molinero, con un golpe en la tibia, se suma al parte médico

El entrenamiento de ayer del Sporting tuvo como desafortunado protagonista a Francisco Molinero. El lateral toledano no pudo completar la sesión por un fuerte golpe en la tibia derecha, aunque su dolencia, a priori, no reviste mayor gravedad. También abandonó el trabajo antes de tiempo el delantero Álvaro Vázquez, en su caso de forma preventiva.

En el parte médico se mantiene Traver, pendiente de evolución tras el esguince en su rodilla derecha que sufrió en la recta final del encuentro ante el Fuenlabrada. Ayer realizó trabajo mixto con el readaptador y se sometió a tratamiento y fisioterapia. Su presencia el sábado en el partido ante el Alcorcón se antoja difícil.

Quien sí estará, salvo contratiempo, es Nacho Méndez. El luanquín regresó de Madrid con una fuerte contusión en un gemelio. En la sesión de ayer realizó trabajo físico específico con el readaptador, pero los médicos consideran que estará a disposición del técnico. En principio, hoy se incorporará a la dinámica del grupo. Damián Pérez, aquejado de un golpe, entrena al ritmo de sus compañeros.