Generar energía surcando los mares

Los fundadores de Bound4Blue./
Los fundadores de Bound4Blue.

Bound4Blue propone el uso de velas rígidas para obtener hidrógeno y oxígeno en alta mar gracias a la fuerza del viento y la electrólisis marina

MICHAEL MCLOUGHLINmadrid

"Creo que algún día se empleará el agua como combustible, que el hidrógeno y el oxígeno de los que está formada, usados por separado o de forma conjunta, proporcionarán una fuente inagotable de luz y calor". Esta profecía la realizó Julio Verne hace ya más de 150 años, ¿pero se puede a día de hoy generar energía surcando los mares? La respuesta es sí.

Al menos para Jorge Salas y Josep Miguel Bermúdez. Ellos son los padres de Bound4Blue, una startup que ha planteado una innovadora propuesta para generar oxígeno e hidrógeno en alta mar. Lo pretenden lograr con un sistema de velas rígidas -similares a las alas de un avión- que irán equipadas en una embarcación que al navegar generaría energía y la podría almacenar.

"Aunque no se piense tanto en ello, el hidrógeno es la mejor alternativa al petróleo y a los combustibles fósiles", explican los creadores de la idea. Aseguran que el del hidrogeno es un mercado de presente: "Mueve hasta 80.000 millones de dólares en la actualidad".

Y su navío sería capaz de obtenerlo a un precio inferior a 2 euros por kilogramo, "un coste muy por debajo del mercado". El funcionamiento es relativamente sencillo: el navío abandona puerto ayudado por un motor para dirigirse a zonas donde las corrientes de aire sean muy intensas. Una vez allí, el viento mueve las alas rigidas y se activan las turbinas.

Éstas aprovechan la densidad del agua y generar un proceso basado en la electrólisis por el que generan el hidrógeno y también el oxígeno, que se almacenarían en el propio navío.

Fue en 2006 cuando, aún siendo dos aspirantes a obtener el título de ingenería aeronáutica, tuvieron la idea. Fue viendo una regata: ahí surgió la chispa que encendió todo. Llevan nueve años en puerto, dedicando "mucho tiempo libre" a este proyecto.

Patente en EE UU

A finales de 2015 recibieron una noticia que bien puede tener un efecto similar al de la hormona del crecimiento para Bound4Blue: han conseguido patentar su tecnología en Estados Unidos, un proceso que les ha costado siete cursos.

"Esto nos abre las puertas, por ejemplo, de cara a la financiación", explica Bermúdez. "Nosotros no competimos por financiación tecnológica. Bound4Blue pertenece a un sector como el industrial y energético, donde se mueve también mucho dinero y se necesitan nuevas ideas", agrega.

Toca ahora buscar más socios que le ayuden a hacer realidad su proyecto. Navegan entre dos aguas: por un lado, la creación de navíos para generar este combustible y generar energía gracias a este proceso más ecológico.

Por otra parte, también piensan que su modelo de negocio podría residir en "equipar a grandes navíos" con estas velas para que puedan ser autosuficientes y no necesitar de otras fuentes de energía. "Ahora mismo estamos trabajando en dos prototipos de vela y esperemos estén listos a lo largo de 2016", responde los padres de la idea. "Para un primer producto comercial, quedaría aún un par de años".