https://static.elcomercio.es/www/menu/img/tecnologia-desktop.jpg

Google escucha grabaciones de su asistente virtual

Google escucha grabaciones de su asistente virtual

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Google admitió que sus empleados, «expertos del lenguaje», tuvieron acceso a las grabaciones de su asistente virtual, lo que es una asunción de que las conversaciones que mantiene un usuario con su aparato no son del todo privadas. Estas empresas tecnológicas aseveraban de forma reiterada que solo eran robots -a través de la inteligencia artificial- los que 'escuchaban' a sus asistentes virtuales.

La confesión de la tecnológica de Mountain View se produjo tras la emisión de una noticia por parte de la cadena VRT, la televisión pública flamenca. Los reporteros pudieron acceder a cerca de un millar de fragmentos de voz -todos en neerlandés- y en 153 ninguno de los hablantes había dado una orden al asistente virtual. La cadena fue capaz de identificar direcciones postales y ponerse en contacto con estas personas que confirmaron que esas eran sus voces. El medio belga reveló haber escuchado todo tipo de conversaciones, desde secuencias banales hasta riñas familiares, escenas de sexo o llamadas profesionales.

La empresa explicó en un comunicado, recogido por AFP, que especialistas del lenguaje escuchan las grabaciones del usuario del asistente Google de voz para mejorar su comprensión de diferentes idiomas y acentos y que solo escuchan y transcriben «una pequeña parte de los diálogos». La empresa afirmó que sus equipos investigan la filtración de estos datos de audio por parte de un empleado que «no respetó la política de seguridad de datos» de la empresa. «Procedemos a un análisis completo de nuestros dispositivos de seguridad para evitar que se vuelva a producir» prometió la empresa. También indicó que sus empleados solo tienen acceso al 0,2% de las grabaciones, y que estas «no están asociadas a las cuentas de los usuarios».

Normalmente, el asistente Google se activa cuando el usuario lo pide, apoyando un botón o diciendo 'OK Google'. La empresa admite que puede grabar por error, cuando el programa interpreta que «el ruido o palabras en segundo plano» son la palabra clave y que dispone de varias herramientas para evitar estas activaciones falsas. Aunque comentó que hay que mejorarlas.