Desalojan una residencia de Oviedo con 110 internos al anegarse el sótano

Dos ancianos a la espera de ocupar su turno en una ambulancia para ser trasladados de residencia. / MARIO ROJAS

Las fuertes lluvias y la crecida del cercano río Abuli pusieron en peligro el centro de Cerdeño, que se quedó sin luz y calefacción

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Los 110 residentes del Centro Polivalente de Recursos de Cerdeño debieron ser evacuados de urgencia durante la tarde de ayer a nueve establecimientos de distintos puntos de Asturias tras la inundación que sufrió el sótano del edificio donde se vieron afectados los cuadros eléctricos del inmueble. El agua anegó la parte baja del edificio tras entrar desde la glorieta anexa, que previamente se había inundado al desbordarse el cauce del cercano río Abuli. Los 38,6 litros registrados sobre la ciudad fueron demasiado para una zona donde los desbordes son habituales.

Graciela Blanco, gerente del ERA, tomó la decisión de trasladar a los residentes, de los que el 80% son dependientes o personas con moviliad reducida, una vez que el centro se había quedado sin luz ni calefacción. En declaraciones a EL COMERCIO, Blanco explicó que se mantuvo informados a los familiares en todo momento mientras se evacuaba con «tranquilidad» a los afectados con destino alas residencias de Santa Teresa, El Cristo y El Trisquel, en Oviedo; así como en los centros del ERA en Pola de Siero, Grado, Belmonte de Miranda, Moreda, Castrillón, Piloña y Avilés. La previsión, según Blanco, es que puedan regresar a Cerdeño en dos días.

Dispositivo abierto

A las 18.15 horas se había evacuado el 50% del centro en un dispositivo de traslado que finalizó pasadas las ocho de la tarde. Transinsa, el servicio de ambulancias, movilizó más de 20 vehículos y 30 técnicos, muchos de ellos en su día de descanso, que acudieron a auxiliar a los internos y a echar una mano a sus compañeros. El operativo que no terminó y se alargó durante la madrugada fue el de vigilancia y desagüe del sótano por parte de los bomberos. El riesgo de que las lluvias arreciaran y complicara las labores de limpieza obligó a extremar las medidas.

Hasta Cerdeño se desplazaron dotaciones del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS), Policía Local y Protección Civil del Ayuntemiento de Oviedo que organizaron el corte del tráfico y las labores de achique de la balsa sobre la rotonda y dentro de la residencia. Hasta cinco bombas fueron necesarias para controlar la situación. Fuentes cercanas al operativo hablaban de dos metros de altura de agua concentrada en el sótano.

No solo la residencia se vio afectada. En la esquina opuesta, mediada la tarde, José Corzo achicaba agua de su establecimiento, el bar Lucrecia. «Tengo miedo de que vuelva a pasar», explicó. «En dos horas se ha inundado todo. La culpa es de la confederación que no limpia el río ni nos deja limpiarlo a nosotros y esto ocurre con frecuencia. En diciembre el agua se quedó a las puertas», recordó.

Los bomberos debieron multiplicar sus esfuerzos durante una larga jornada en la que varios garajes quedaron inundados. Tanto en edificios cercanos a la residencia como en diversos puntos de la ciudad. Hubo que emplear las motobombas en viviendas de Villamiana y varias casas en Trubia tuvieron el Nalón sus puertas. Durante la mañana, hubo cortes del abastecimiento de agua en La Florida y Vallobín por una avería. Por otro lado, el campo de rugby del Naranco amaneció impracticable y obligó a suspender el encuentro entre el Real Oviedo y el Universidad de Vigo.

Más información

Fuentes de seguridad ciudadana informaron también de tres argayos en Ules, Cuyences y Pontón de Vaqueros. Vecinos de Limanes también vieron cómo el arrollo Les Vieyes se desbordó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos