Los vigilantes de Perlora denuncian la falta de recursos

«El vehículo para patrullar tiene agujeros y carece de emisoras y foco nocturno», dice la plantilla, que critica «los impagos y los turnos desiguales»

A. G.-OVIES CANDÁS.

La Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias (Avispa) ha denunciado ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social «las irregularidades» que, sostienen, está acometiendo la empresa Alcor Seguridad, que presta el servicio en el recinto e instalaciones de la Ciudad Residencial de Perlora. Según explican, los trabajadores están sufriendo «impagos y turnos de trabajo desiguales», que «benefician a familiares directos en detrimento del resto de la plantilla».

Los hechos ya habrían sido denunciados en ocasiones anteriores durante los años 2015 y 2016 sin que, según apuntan, «la Consejería de Hacienda y Sector Público, titular de la ciudad residencial, haya sancionado a la empresa u obligado a adoptar medidas correctoras». Destacan, entre otros aspectos, «la falta de recursos materiales para ejercer sus funciones con las suficientes garantías desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales» y recuerdan que «éste es un servicio que pagan todos los contribuyentes asturianos». En el comunicado que ayer hicieron público critican, además, la falta de repuesto del uniforme correspondiente. Algunos guardias, dicen, se han visto obligados a utilizar la misma ropa, estando incluso rota, durante todo el año «sin importar la estación y las condiciones climatológicas».

El vehículo para patrullar por Perlora tampoco se encuentra en las condiciones adecuadas, según indican. Al parecer, «los cristales están soldados al marco de la puerta, el coche no tiene calefacción y el suelo está con agujeros». Por todo ello, sostienen que se están incumpliendo las obligaciones indicadas en el pliego de prescripciones técnicas firmadas con la Dirección General de Patrimonio al no estar dotado tampoco con emisoras, foco nocturno de iluminación y extintor. Esto supone una grave temeridad y un riesgo para la integridad física de los vigilantes que allí prestan sus servicios profesionales», aseguran.

Los hechos ya fueron denunciados en 2015 y 2016 ante la Consejería de Hacienda«Se incumplen las obligaciones firmadas con la Dirección de Patrimonio»

De la misma manera, la asociación de vigilantes privados critican la «nula actividad inspectora» de los técnicos de la consejería del Principado, que ya habrían sido informado de todas estas irregularidades por escrito sin tomar las medidas oportunas. Todas estas razones han llevado a la asociación de vigilantes privados de Asturias a denunciar estas circunstancias ante la Inspección de Trabajo con el objetivo de que «se ponga fin lo antes posible a estas irregularidades».

Fotos

Vídeos