El Comercio

El Centro de Salud de La Magdalena aplica con éxito las retinografías a diabéticos

Desde la izquierda, parte del equipo del Centro de Salud de La Magdalena que ha hecho posible el proyecto, Amalio Fernández, José María López, Antonia Mogollón, Josefina Colao, responsable de enfermería del centro, José Cachón, coordinador del centro, y Víctor García.
Desde la izquierda, parte del equipo del Centro de Salud de La Magdalena que ha hecho posible el proyecto, Amalio Fernández, José María López, Antonia Mogollón, Josefina Colao, responsable de enfermería del centro, José Cachón, coordinador del centro, y Víctor García. / MARIETA
  • Atención Primaria inicia en Avilés un control para prevenir problemas en la visión en estos enfermos crónicos

El Centro de Salud de La Magdalena de Avilés ha aplicado con éxito el control con retinografías a pacientes diabéticos en la fase piloto de un programa que se aplicará al área sanitaria. Su objetivo final es mejorar la asistencia médica a un colectivo de enfermos que, por causa de la retinopatía, sufren con frecuencia una pérdida de la agudeza visual que puede llegar a causar ceguera.

La doctora Victoria Abelairas, jefa del servicio de Oftalmología en el Hospital San Agustín, destaca que cada cinco años se duplica la incidencia de la diabetes. En Avilés alcanza los 11.500 pacientes. De ellos, el 35% sufre retinopatía diabética, entre el 4 y el 6% retinopatía diabética proliferante y del 1,4 al 7,9% edema macular diabético.

No existen diferencias en su incidencia por sexos y es mas frecuente en pacientes en mayores de 79 años, con las dificultades que siempre supone para una persona de avanzada edad la pérdida de visión. La compra de un retinógrafo portátil, con una inversión de 18.000 euros por parte del Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA), y la existencia de una sólida red informática entre Atención Primaria y el especializada permitió poner en marcha este programa de cribado para detectar precozmente la existencia de problemas visuales en estos pacientes.

Primero, en La Magdalena

Para ponerlo en marcha, desde la gerencia del Área Sanitaria III se pensó en el Centro de Salud de La Magdalena como el lugar adecuado para realizar una experiencia piloto. Varias razones apuntaban a ello.

Por una parte, ya contaban con una experiencia previa hace cinco años en la realización de retinografías. Además, con una cobertura de 20.000 personas y dos consultorios periféricos (La Carriona e Illas), en él se reflejaban todas las realidades de la comarca, tanto en el ámbito urbano como rural. Cuenta, además, con un equipo sólido, con lo que era más fácil impulsar una propuesta de este equipo. Los pacientes de los consultorios debieron desplazarse hasta el centro de salud.

La experiencia piloto se aplicó durante los dos meses y medio del pasado verano. Previamente, médicos y personal de enfermería recibieron una formación específica tanto de oftalmólogos del Hospital San Agustín como del personal de la empresa a la que el SESPA compró el retinógrafo portátil.

Hoy en día sólo puede entender la medicina como un trabajo en equipo. Por eso, junto con la formación del personal sanitario, los administrativos del centro de salud jugaron un papel fundamental para el éxito del programa.

José Cachón, coordinador del Centro de Salud de La Magdalena, asegura que «el trabajo del área administrativa fue clave. Sin ellos y una buena organización del equipo no lo hubiéramos logrado». Y es que a las administrativas no sólo les correspondió la tarea de citar a unas 600 personas en un margen de dos meses y medio.

«No fue sencillo. Había que llamarles, explicarles de que se trataba y cómo era la prueba. Era la primera vez que se hacía y no sabían de qué se trataba. Había que explicarles que no existía ningún problema. En la próxima ronda, será todo más sencillo porque la mayoría ya sabrán de que se trata», explica Antonia Mogollón, del área administrativa del Centro de Salud de La Magdalena.

Estos 600 pacientes representan el 80% de los diabéticos atendidos en La Magdalena. «Se excluyó a personas que ya se encontraban atendidas por el Hospital San Agustín o habían realizado la prueba hace poco tiempo; también a los diabéticos cuyo diagnóstico era reciente y no existe el riesgo de retinopatía», detalla Cachón.

Fueron los enfermos del Centro de Salud de La Magdalena los que se encargaron de realizar la retinografía, una fotografía digital de la retina. Posteriormente, los facultativos la estudiaban.

«Hacer la retinografía es sencillo. La mayor dificultad es que muchos pacientes son personas mayores y no les resulta sencillo quedar con el ojo quieto a una persona de 80, de 94 años como nos ha sucedido», explica José María López.

En esta primera serie, no faltaron anécdotas, como la vez en que la pantalla donde se ve el resultado aparecía lo que López define como «una especie de lagarto verde».

Era algo que nunca se había comentado en los cursos de formación. Así que no dudó en avisar urgentemente al médico Víctor García. «Había caído un poco de baba del paciente anterior en la cámara, así que limpiamos la lente y la prueba se hizo sin problemas. Pero era algo que nunca nos habíamos planteado y comenzamos a hacer desde entonces», recuerda García.

Sin molestar a los pacientes

Los médicos del Centro de Salud aprovechaban sus reuniones de equipo de cada viernes para comentar las pruebas. «Mantenemos estos encuentros desde hace muchos años y siempre han ayudado a todo el equipo», asevera el doctor Cachón.

Una vez realizada la prueba, a través de internet, los médicos del Centro de Salud estudiaban el resultados. Al Hospital San Agustín se enviaban sólo las pruebas con problemas, cerca de un centenar. De ellas, sólo 16 (el 2,6%) necesitaron un tratamiento específico.

Esta fase del proceso se hacía de forma interna, sin molestar a los pacientes. Es decir, los oftalmólogos del Hospital San Agustín analizaban las retinografías y confirmaban o no el diagnóstico. En caso positivo, se citaba al paciente desde el San Agustín para iniciar el tratamiento.

De esta manera, la Atención Especializada alcanzaba un seguimiento impensable hasta la fecha y, los pacientes, accedían al diagnóstico de una forma mucho más rápida y precoz.

Los profesionales de Atención Primaria, sobre los que recae un parte fundamental en la atención al enfermo diabético, también se benefician de este programa. «El seguimiento de los problemas en el ojo siempre era muy complicado y ahora resulta más sencillo», explica José Cachón.

Después de La Magdalena, el equipo estuvo en Cudillero y, la semana pasada llegaba al Centro de Salud de Piedras Blancas. A él también irán algunos de los integrantes del equipo de La Magdalena para compartir su experiencia.

El retinógrafo seguirá rotando por todo el Área Sanitaria hasta regresar a La Magdalena en el plazo de año y medio o dos años. «Cuando no existen lesiones, la prueba se debe repetir cada dos años. En el momento de que se ha detectado la retinopatía, ya es atendido por Oftalmología», explica el doctor Víctor García.

De esta manera, a lo largo de 2016, el Centro de Salud de La Magdalena volverá a organizar su cribado a los pacientes. «Al saberlo, ya podremos avisar a los pacientes previamente en la consulta y estará todo mucho mejor organizado», destaca Antonia Mogollón.