Los empleados con discapacidad cobran de media un 17,1% menos que el resto

Si los salarios experimentaron un notable descenso durante la crisis, la merma fue mucho más acusada entre la población con discapacidad. Según el informe 'El salario de las personas con discapacidad' de 2014 elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la retribución bruta anual media fue de un 17,1% menor que el de las personas sin discapacidad.

Las diferencias salariales entre personas con y sin discapacidad deben matizarse en función de las variables laborales y personales, cuya conjunción incide de forma importante en el salario (tipo de contrato, de jornada y ocupación). En términos globales y desde el punto de vista laboral, el aspecto más significativo para el colectivo de las personas con discapacidad legalmente reconocida es su baja participación en el mercado de trabajo. Así, en el año 2014 presentaron una tasa de actividad del 33,6%, 44,2 puntos inferior a la de la población sin discapacidad. La tasa de ocupación fue del 22,6%, menos de la mitad que en el caso de las personas sin discapacidad. Y la tasa de paro fue del 32,7%, superior en ocho puntos a la de la población sin discapacidad.

En las diferencias entre las personas con y sin discapacidad también puede influir la diferente distribución de estos colectivos respecto a variables como el sexo, la edad y la ocupación. En este contexto, el salario bruto anual medio de los asalariados con discapacidad fue de 19.023,1 euros por trabajador en 2014, un 0,6% inferior al del año anterior. Este salario fue un 17,1% menor que para las personas sin discapacidad (cuyo salario medio aumentó un 0,7%). Así, la ratio salarial entre los trabajadores con y sin discapacidad fue del 82,9% en 2014, frente al 83,9% de 2013. El salario medio bruto mensual, que excluye pagos extraordinarios, fue de 1.448,0 euros por trabajador con discapacidad, también un 17% inferior al caso sin discapacidad.