Duro ultima un plan de negocio con la venta de la sede de Madrid, Felguera Raíl y Núcleo

Dos grandes piezas de calderería pesada preparadas para su embarque en el exterior del Tallerón de Duro Felguera, ayer. / DAMIÁN ARIENZA
Dos grandes piezas de calderería pesada preparadas para su embarque en el exterior del Tallerón de Duro Felguera, ayer. / DAMIÁN ARIENZA

Los acreedores plantean al grupo que los ingresos procedentes de esas ventas sirvan como garantía colateral de los avales para reactivar la ingeniería asturiana

SUSANA BAQUEDANO | OCTAVIO VILLA GIJÓN.

Se vislumbra una nueva etapa y una nueva Duro Felguera. Tras el acuerdo alcanzado con la banca acreedora para reactivar el grupo asturiano, la propia compañía ultima un plan de negocio en el que llevan tiempo trabajando a fondo y bien coordinados, tanto consejeros como todos sus directivos, que se centrará en las líneas de negocio rentables, en el denominado 'core business' o actividad principal, y desinvertirá en aquellos activos no estratégicos. En conclusión: «Duro será lo que los resultados le permitan ser». Es la frase que resume todo lo anterior y que emana de fuentes conocedoras de todo este proceso.

La banca tiene confianza en el capital humano y en el 'know how' de Duro Felguera, pero quiere conocer con detalle en qué se empleará la inyección de nuevos recursos y qué viabilidad de futuro tiene la compañía. Para ello, el grupo asturiano tiene previsto un primer gesto, casi estético e «inminente», con la venta de su sede en Madrid.

Este edificio cuenta con 13.791 metros cuadrados de superficie útil, dividido en ocho niveles, de los que cinco están dedicados al uso principal de oficinas y dos a garajes. Dispone también de un espacio bajo cubierta para archivos y cuartos de instalaciones. Por su venta, el grupo estima obtener más de 30 millones de euros. Al parecer, la compañía tiene dos ofertas interesadas en la sede madrileña. Una exige que la firma permanezca tres años de alquiler y la otra, que abandonen el edificio en un plazo máximo de seis meses.

Duro también está dispuesto a desprenderse de negocios que no corresponden con su 'core', esto es, Felguera Raíl y Núcleo. Respecto a la primera, Duro mantiene conversaciones con la multinacional francesa Alstom (recientemente fusionada con la alemana Siemens), segundo fabricante mundial de material ferroviario. De proseguir la buena marcha de las conversaciones entre ambas, podría haber un acuerdo antes de fin de año para el traspaso de la sociedad y su planta de Mieres, según han llegado a reconocer fuentes de la propia empresa a los sindicatos. Felguera Raíl, con más de cien empleos, diseña y fabrica desvíos, escapes, bretelles, travesías, aparatos de dilatación, así como cruzamientos monobloques fundidos de acero al manganeso.

En esa intención de hacer caja y mejorar liquidez, Duro también baraja la venta de Núcleo Comunicaciones, una división del grupo ubicada en Madrid, especializada en los sectores de defensa y de control aéreo, marítimo y medioambiental.

Son 170 los profesionales cualificados que integran la plantilla de esta firma adquirida por el grupo asturiano en 2011. Su trabajo se divide en dos grupos, el especializado en control de sistemas de energía, integrado por ingenieros de telecomunicaciones e informáticos, y el dedicado a comunicaciones y defensa, formado por ingenieros aeronáuticos. Según fuentes sindicales, el personal de Núcleo está «muy atento» a cualquier movimiento que pueda producirse, ante los rumores de su venta. En su día sonó la multinacional Indra como posible comprador.

Credibilidad

Tras acometer estas desinversiones, Duro Felguera se centrará en «hacer las cosas en las que somos muy buenos», y ahí apuntan, fuentes de la empresa, a proyectos energéticos, como los ciclos combinados.

Mientras Duro prepara su plan de negocio para exponérselo a la banca, los acreedores han trasladado su propuesta para liberar 31 millones en avales a sus respectivos departamentos de riesgo. La banca ha pedido al grupo asturiano que acelere la venta de los tres activos mencionados y que sus ingresos sirvan como garantía colateral para dichos avales, que permitirán, al fin, la reactivación de la compañía.

Fotos

Vídeos