El Comercio

Gastronomía

«Creo que cocino bastante bien. Bueno, bien no: mejor que bien»

fotogalería

Maruja y Ramón Freixa prueban los dos nuevos bocados Grand McExtreme. / Alex Piña

  • María Marcelina Suárez Tamargo (Maruja), Autora de una hamburguesa de McDonald’s

  • La ya famosa abuela de la hamburguesa presentó ayer su creación, elegida en un concurso junto a la reconocido chef Ramón Freixa, que también se incorpora a la marca

Se llama María Marcelina Suárez Tamargo. La llaman Maruja, pero ya es para todos la abuela de la hamburguesa de McDonald’s. A sus 77 años, esta asturiana de Ania (Las Regueras) ha elaborado uno de los dos nuevos bocados Grand McExtreme de la popular cadena. La otra es obra del chef dos estrellas michelin Ramón Freixa. Los dos presentaron ayer sus creaciones, que podrán degustarse, como una edición limitada, a partir del día 20 de septiembre. La de la abuela, vencedora de un concurso convocado a través de la redes sociales, suma ingredientes de la cocina tradicional, entre los que destacan el picadillo de chorizo y una sabrosa salsa de tomate al estilo casero. La hamburguesa de Freixa incorpora queso cheddar mature, cebolla crispy y cebolla caramelizada, lechuga batavia y una salsa de setas, además de pan de aceituna. Pero si ayer había una protagonista en Oviedo esa era Maruja.

  • Así es la hamburguesa Grand McExtreme de una abuela asturiana para McDonald's

  • FOTOSPresentación de la hamburguesa Grand McExtreme

–¿Cómo se siente tras ser la primera consumidora que crea un producto para McDonald’s?

–Muy bien, estoy muy contenta. Es un día muy especial para mí y qué mejor que estar acompañada por mi marido, por mis dos nietas, el novio de una de ellas, mi hija y mi yerno.

–¿Cómo se le ocurrió participar?

–Fue todo cosa de mi nieta Natalia, que vio en internet un concurso de la cadena y me dijo que tenía que apuntarme y presentar el arroz con leche. Todavía me acuerdo como si fuera hoy: «Abuela, preséntate que seguro que McDonald’s quiere incorporar un postre y tú haces el mejor arroz con leche». Y así fue. Hice el arroz con leche y lo expliqué en un vídeo paso a paso. El resultado fue que quedé entre las cuatro finalistas.

–¿Se lo esperaba?

–Para nada. Mi nieta tampoco, ¿eh? Y entonces, claro, ya fui a concursar con otras tres abuelas más a Madrid, que por cierto eran muy majas, y la hamburguesa que presenté allí fue la que más gustó.

–¿Qué tiene su hamburguesa de especial?

–Carne de vacuno, chorizo desmenuzado, queso y lechuga. Hice una salsita de cebolla y tomate con un chorrín de vino blanco. Y, según el jurado, eso le dio un toque especial.

–¿En qué se inspiró?

–Al ver todos los ingredientes, pensé que poner chorizo sería bueno porque las otras hamburguesas que yo probé no llevaban.

–¿Las cocina en su casa?

–Pocas. Algunas hice, pero solo alguna. Eso sí: las tomaba fuera.

–¿Qué le parece lo de que su hamburguesa sea probada por miles de personas?

–Me alegro, me siento muy halagada. A mis 77 años no esperaba para nada esta experiencia, pero ahora ya sé que aún pueden pasar cosas muy buenas. Fui muy cortada al concurso y luego me sentí tan arropada y tan bien que estoy muy orgullosa de lo que hice.

–¿Le gusta la hamburguesa de Ramón Freixa con salsa de setas y queso?

–Riquísima...

–¿Es la suya mejor?

–Son diferentes, a cada uno le gustará una más que otra. Ramón es un encanto y me apoyó mucho, porque claro, al tener dos estrellas Michelin, qué no va a saber él.

–Si tuviera que ponerle un nombre a la hamburguesa... ¿cuál sería?

–Le pondría el nombre de la ‘abuela Maruja’.

–¿Siempre le ha gustado cocinar?

–Sí, desde siempre. Llevo cocinando desde los 14 años. Además, cocino mucho en casa, porque viene gente, invitados... Tengo un hermano que vive en Vigo y viene dos o tres veces al año. Le gusta mucho lo que cocino. Creo que cocino bastante bien. No, bien no: mejor que bien (Ríe).

–Aparte de la hamburguesa, ¿cuál es su plato estrella?

–El pote asturiano me sale muy rico, porque tengo ingredientes de casa. Nosotros criamos terneros y cerdos y entonces los uso para el pote y sale de lujo.

–¿Si su hamburguesa triunfa, volvería a sorprendernos con otra de sus recetas?

–Te juro que volvería a crear otra, por lo bien que me trataron. Estoy encantada con esta gente.

–¿Qué otras aficiones tiene?

–Voy a muchos cursos. Hago teatro de personas jubiladas y voy a un taller de memoria para que no se oxide. Soy una abuela que se mueve mucho.