Al concierto, con el móvil en la mano

Alumnos del Conservatorio de Gijón, durante el concierto de Navidad ofrecido el pasado mes de diciembre.
Alumnos del Conservatorio de Gijón, durante el concierto de Navidad ofrecido el pasado mes de diciembre. / DAMIÁN ARIENZA
  • El centro de enseñanza musical «aumentó de forma considerable el número de alumnos desde que está más presente en internet»

Los rituales de los conciertos de música clásica se mantienen fijos desde hace siglos. Por ejemplo, los aplausos al salir al escenario, el saludo del director al público o lo que siempre se recuerda antes de que empiecen a sonar los primeros acordes: «Silencio, por favor». Los tiempos cambian y a estas costumbres se ha añadido el mantener los teléfonos móviles apagados o en modo avión para no molestar a los músicos ni a los compañeros de butaca. Sin embargo, el Conservatorio Profesional de Música y Danza de Gijón plantea una propuesta innovadora, pues invita a los espectadores a hacer uso del móvil durante los espectáculos, a grabarlos, a difundirlos por internet. Cualquier cosa que sirva para dar a conocer su trabajo y permita interactuar con el público.

«Animamos a que la gente use el teléfono móvil en los conciertos. Simplemente hay que seguir unas pautas muy fáciles como quitar el sonido, bajar el brillo de la pantalla o no molestar al compañero que tenemos al lado». Lo dice David Muñoz, profesor de tuba del Conservatorio de Música y Danza de Gijón, quien asegura que la educación musical del siglo XXI está cambiando. Según cuenta, solo hace falta «formar a nuestras familias y a nuestro público para que hagan uso de las redes sociales en los conciertos y dar a conocer lo que hacemos». Lo principal es que «la gente tenga interés en nosotros», abundó.

«La música es importante para Asturias y para Gijón. Sin duda, somos un centro muy activo y gracias a internet estamos llegando a la sociedad». No hay duda. La institución gijonesa, según Muñoz, «aumentó de forma considerable el número de alumnos desde que está más presente en la red». En la actualidad cuenta con más de mil estudiantes y 85 profesores. Todo un récord que pretenden seguir manteniendo. «Somos de largo el mayor conservatorio de la región. Y uno de los más grandes de España», presume el profesor de tuba.

El Conservatorio está presente en cinco redes sociales, cada una de ellas con una función diferente. No obstante, la que más atención capta es la Fan Page de Facebook. El porqué es claro: «Desde ahí nos siguen todos los padres de los alumnos y, desde luego, son un montón». Aunque no le resta valor al «famoso» Instagram, en el que se pueden encontrar vídeos de lo que hacen día a día los distintos alumnos y profesores del centro ubicado en la Laboral. Y estos últimos colaboran, como los que más, para que se visible toda la materia y contenido que generan en las clases.

Por todo esto, el centro ha alcanzado el primer puesto del nuevo 'Ranking de influencia de los Conservatorios Españoles en Redes Sociales', elaborado por el violinista de la Orquesta Filarmónica de Holanda David Peralta. La lista, compuesta por 84 centros de enseñanza musical de toda España, está liderada por la gijonesa gracias al «continuo trabajo» de cuatro profesores de la institución: Adriana García, Ana María Pérez, Susana González y, el mencionado, David Muñoz.