El derribo de las naves junto al Santa Olaya 'descubre' El Arbeyal

Situación del solar colindante con la EMA y el Instituto Oceanográfico donde ya se han derribado la mayoría de naves industriales. / AURELIO FLÓREZ

Solvia reconoce que no podrá avanzar con el desarrollo de su plan residencial hasta que se resuelva la situación judicial de los expropiados

M. MORO GIJÓN.

Los derribos de las naves industriales ubicadas entre las calles Lucero, Pachín de Melás y Camino de El Arbeyal, en el entorno del Club Natación Santa Olaya, están cambiando la fisonomía del barrio fabril. La piqueta se ha llevado por delante una manzana entera de edificaciones, la que está más próxima a la sede de la EMA y al Instituto Oceanográfico y como consecuencia de esa actividad de demolición muchos vecinos de El Natahoyo están recuperando vistas directas de la franja costera. Y más, en concreto, de la playa de El Arbeyal.

Los trabajos se centran en este momento en la antigua nave abandonada de Ferjovi, en el arranque de la calle Pachín de Melás. Solo se están tirando aquellas naves donde la ocupación haya sido efectiva, toda vez que algunos propietarios siguen sin querer adherirse a la junta de compensación creada para la ejecución de este desarrollo residencial. Entre ellos están los dueños de Mármoles Santa Olaya, una empresa con 45 años de historia y que es la única que sigue en activo en las naves. Serán los tribunales los que fijen el coste real de sus parcelas y construcciones para el reparto de cargas y beneficios en el proyecto de compensación o a la expropiación de los bienes. En idéntica situación se encuentra una particular que sigue residiendo en la zona.

El plan especial (PERI 01) fue promovido inicialmente por la constructora Bruesa pero ahora tiene como principal actor a la inmobiliaria Solvia, del grupo Banco SabadellHerrero. Fuentes de Solvia reconocen que si en octubre, cuando está previsto que concluya esta fase de demoliciones, no está resuelta la situación judicial de los expropiados, no se podrá seguir con el desarrollo del plan residencial. Para poder iniciar la urbanización de los solares donde se van a construir cuatro nuevos edificios barco es imprescindible que un juez autorice primero el desalojo de los propietarios que se resisten a marchar.

Fotos

Vídeos