«El problema no está en el bañador de las socorristas sino en el mirón»

Socorristas en la playa de San Lorenzo. / DANI MORA

El concejal de Seguridad Ciudadana alaba al equipo de Salvamento: «Lo importante es que no han tenido un muerto en dos años», asegura

OLAYA SUÁREZ / P. PARACUELLOS GIJÓN.

«La perversión del uniforme puede que esté en las mentes de algunos, pero a mí no me lo parece». Esteban Aparicio, concejal de Seguridad Ciudadana, quiso ayer quitar importancia a la polémica suscitada en torno a los bañadores utilizados por varias socorristas. «Lo importante es que el equipo de Salvamento de Gijón no ha tenido ni una sola víctima mortal en la mar en dos años, eso es en lo que hay que fijarse y no en otras cosas», señaló Aparicio después de que desde el área de Salvamento recomendasen a las socorristas utilizar los pantalones del uniforme para evitar comentarios sexistas, tal y como adelantó ayer EL COMERCIO.

El concejal explicó durante su visita a la Feria de Muestras que en las fotografías que se han hecho virales las socorristas «no llevan el uniforme asignado». «Los miembros del equipo de Salvamento llevan un bañador, una camiseta y un pantalón corto, salvo para actuaciones», puntualizó el edil, quien remarcó, no obstante, que no es «desusado que se desprendan de parte del uniforme, ya que por ejemplo si los pantalones cortos se mojan son bastante incómodos». «No hay instrucciones para ser descocadas ni a la inversa», zanjó, antes de que añadir que «el problema está en el mirón más que en el socorrista, que está trabajando y haciendo una labor fundamental».

Más noticias

Las recomendaciones por parte de la jefatura de Salvamento para evitar los bañadores escotados ha sido objeto de reproche por parte del grupo municipal de Izquierda Unida. «Sería preocupante que, ante los chistes sexistas aparecidos en las redes, se hubiera adoptado la decisión de 'que se tapen', como si la causa de problema fuera una prenda de vestir, en este caso el traje de baño, y por extensión las mujeres que la llevan», lamentó la concejala Ana Castaño.

El problema, considera, «no es el atuendo que en un momento u otro lleva una mujer, sino la pervivencia de comportamientos y actitudes machistas. Llevar más o menos ropa no nos protege a las mujeres del machismo y no nos libra de chistes y mofas, lo que realmente nos protege es vestir en cada momento como queremos y lo que nos hará más libres es la sensibilización y la reprobación social ante comentarios como los aparecidos en las redes». «Estamos ante unas mujeres que están trabajando, a las que se debe valorar precisamente por el trabajo que realizan y no por la ropa que visten para desempeñarlo», señaló la edil, que pedirá explicaciones al gobierno «por esas recomendaciones».

Fotos

Vídeos