«No se puede renunciar a la ampliación del Campoamor y hay que implicar al Principado»

El interior del Teatro Campoamor durante una de las visitas teatralizadas que se realizó en junio de este año. / ALEX PIÑA
El interior del Teatro Campoamor durante una de las visitas teatralizadas que se realizó en junio de este año. / ALEX PIÑA

El PP pide un proyecto para agrandar la caja escénica y llegar a más espectáculos, una obra que para Ciudadanos es «asumible»

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

El Teatro Campoamor cumplió este domingo 125 años. El 17 de septiembre de 1892, sus puertas se abrieron por primera vez al público que disfrutó de la ópera de 'Los Hugonotes', de Giacomo Meyerbeer.

Desde entonces, el coliseo se ha reformado cinco veces y hace años que un sector de la ciudad reclama la ampliación de la caja escénica, para la que ya ha habido proyecto. Sin embargo, el actual concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, no considera esta obra prioritaria: sus dimensiones «son ideales» para Oviedo y descarta «obras faraónicas», que, a su juicio, deben ser ya solo sinónimo del pasado. El alcalde, Wenceslao López, fue este domingo, en la conmemoración de los 125 años del Campoamor, mucho menos drástico: reconoció que se trata de una vieja demanda que habría que «ir revisando». Eso sí, no dio plazos.

Los grupos de la oposición, PP y Ciudadanos, dieron ayer su visión al respecto. Por el Partido Popular, la concejala María Ablanedo afirmó que no se puede «renunciar» a la ampliación, «no se puede negar tajantemente», dijo, tal y como hizo el edil de Cultura. Lamentó que en los últimos años se han dejado de programar «varias actividades» por culpa del espacio de la caja escénica, por lo que pidió al equipo de gobierno que reconsidere su postura: «Con esta declaraciones, Sánchez Ramos niega la posibilidad de acoger proyectos destinados como dice él al pueblo», resumió.

Ablanedo pide que se encargue un proyecto que diga cómo se debe emprender esta ampliación, y ya después será el turno de debatir el inicio de las obras. La edil popular precisó que «nosotros no queremos que se toque el aforo, sino que se mejore esta parte del teatro, ya que en caso contrario condenas a la ciudad a no ver muchos espectáculos», añadió.

Recordó que durante los últimos años se han puesto encima de la mesa muchas ideas para llevar a cabo esta ampliación, pero los proyectos deberían actualizarse, dijo, ya que la arquitectura ha evolucionado de forma imparable en los últimas décadas. «Nosotros lo que hacemos es recoger una demanda» que se podría abordar «en el futuro», remarcó Ablanedo.

Unos trabajos que deberían contar, según su punto de vista, con la colaboración del gobierno del Principado. «El Campoamor tiene una importancia a nivel nacional e internacional que no se acaba de ver, ya que las instituciones locales y regionales no apuestan por él», apostilló.

Para Luis Zaragoza, segundo edil de Ciudadanos, la ampliación del Campoamor «es perfectamente asumible por la ciudad», aunque considera que debería hacerse con calma, a «largo plazo». A las palabras de Sánchez Ramos, contestó que «no estamos hablando de hacer pirámides ni obras faraónicas, pero si los artistas y los técnicos comparten esta reivindicación», se debería pensar, insistió. Porque son muchos los artistas, músicos, directores e incluso aficionados que llevan años pidiendo esta reforma. «Habría que escuchar a los profesionales del sector y plantear mejoras, aunque entendemos que este gobierno solo hace política de supervivencia y no le interesan las obras que se escapan de su mandato», criticó.

Resto de reformas

Veinticuatro años después de que el Campoamor abriese sus puestas, se emprendió la primera reforma. Se amplió su aforo y se restauró su interior. Después, la Revolución de 1934 dañó seriamente el edificio y solo se mantuvo la fachada principal. Su restauración íntegra no se emprendió hasta que finalizó la guerra civil española y estos trabajos duraron hasta finales de los años 40. En concreto, en septiembre de 1948, los ovetenses volvieron a disfrutar de este espacio con la ópera 'Manón'. Cuarenta años después los andamios volvieron al Campoamor. Se reformó el escenario y el foso y se modernizó a la caja. Ahora, hay quien espera que vuelvan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos