Comeya, el lago ausente de Covadonga

La Vega de Comeya fue antaño un gran lago.
La Vega de Comeya fue antaño un gran lago. / CARMEN PIÑÁN
  • Un breve paseo de cinco kilómetros desde la Huesera nos acerca a la enorme vega y sus antiguas minas

En Asturias hay un centenar de lagos o lagunas, muchos sometidos a fuerte desecación, por causas naturales o la acción humana. Nuestros mayores y más bellos lagos están en los montes de Somiedo y Cangas de Onís (Covadonga). El mayor es el del Valle, en tierras somedanas, con 24 hectáreas y 27 metros de calado. El más profundo está también en Somiedo y se le conoce como La Calabazosa o Negro, con 18 hectáreas y 60 metros de profundidad. El lago Enol, en la Montaña de Covadonga, tiene 12 hectáreas y un calado de 23 metros. El lago de La Ercina está desecándose y solo llega a 7 hectáreas y 3 metros de profundidad. Próximo a él está la laguna temporal de Bricial, así como la laguna Carmen (Pan de Carmen) y el otrora lago de Comeya, ahora solo charca, en la zona de Las Tremonas. De este último habló mucho el experto Mariano Zubizarreta, con propuestas sobre su restauración en esta vega, que podría llegar si se transforma a gran lago, taponando los sumideros (en Las Tremonas, o Tremas). Bien se pueden tener en cuenta sus estudios, lo mismo que se hace con el de Ándara, por parte de la Universidad de Oviedo y el Gobierno de Cantabria.

Se piensa que antiguamente nuestros valles glaciares fueron lagos. Esos cuencos o «dolinas» suelen secarse cuando el material arcilloso de su fondo, que les hace impermeables, desaparece por causas naturales o artificiales. Grietas, fallas o sumideros se forman fácil en roca caliza, por donde escapa el agua.

gráfico

La vega de Comeya, situada junto a la carretera de Covadonga a Los Lagos (CO-4), es uno de estos ya desecado, aunque suele tener algo de agua. Ahora proponemos ir allí en fácil paseo, desde Caña Valles (Km. 5), por la vieja pista minera, en una hora de suave ascensión. A los pocos minutos hay una bifurcación, aconsejamos por la izquierda (pasando en una curva junto a un comedero de buitres). Luego enseguida se llega al collado Uberdón, al pie de Cantu La Utre, desde donde se ve bien la vega de Comeya. Si deseamos atravesarla lo podemos hacer en otra media hora, hasta las viejas minas y majada de Comeya. De allí, al Oeste, se pude subir al centro de interpretación y parking, pasando por el túnel El Furacón y Escaleru (en otra hora). Aunque lo mejor es regresar por el mismo lugar.

Recomendamos buen calzado (mejor botas que sujeten el tobillo).