Podemos ve «insuficiente» el presupuesto del Gobierno y aleja la posibilidad de un acuerdo

Javier Fernández observa desde su escaño a Emilio León, en primer plano, durante una intervención de éste en la Junta. / PABLO LORENZANA
Javier Fernández observa desde su escaño a Emilio León, en primer plano, durante una intervención de éste en la Junta. / PABLO LORENZANA

IU muestra mayor predisposición para apoyar las cuentas al ver sus reivindicaciones reflejadas en el documento socialista

ANA MORIYÓN OVIEDO.

Las reticencias de Podemos al proyecto de ley de Presupuestos registrado por el Gobierno regional el pasado martes en la Junta General alejan la posibilidad de un acuerdo de izquierdas que permita sacar adelante las cuentas de 2018. Y esto pese a que IU muestra en estos momentos una importante predisposición a apoyarlas, al entender que recogen buena parte de sus demandas. «No se tocó la fiscalidad, como pedíamos, pero sí se nota en el proyecto presupuestario algunas de nuestras exigencias para incrementar las partidas dirigidas a los más desfavorecidos», celebró el coordinador regional de IU, Ramón Argüelles, quien habló de «progresos adecuados».

Podemos, al contrario, fue especialmente crítico con el borrador socialista. No solo tildó la propuesta de «insuficiente», sino que recriminó al Ejecutivo de Javier Fernández que ponga trabas económicas a su reivindicación principal -la gratuidad de la red de cero a tres años- mientras destina una cuantía de 643 millones al pago de la deuda. «No tiene sentido que las familias asturianas no puedan disfrutar de servicios de calidad porque se esté pagando a unas entidades bancarias que fueron rescatadas con el dinero público», reprochó el portavoz de la formación morada, Emilio León, partidario de la renegociación de la deuda para reducir la partida anual destinada a este capítulo, lo que choca con la postura del Gobierno, que entiende que esta cifra es la que debe atenderse en este ejercicio.

León añade que en este momento, tras el registro de las cuentas en la Cámara asturiana, el margen de mejora del anteproyecto «es muy limitado», si bien evita cerrarse en banda a un acuerdo. Asegura el diputado que su formación sigue manteniendo abierto el diálogo con el PSOE aunque advierte de que, en estos momentos, «la única posibilidad» de que llegue a buen puerto sería alcanzar un pacto «de índole extraparlamentario». No obstante, avisa, «si se anteponen los intereses de la deuda a los intereses de los asturianos, poco sentido tiene hablar de planes demográficos a diez años».

Javier Fernández presiona a la formación morada: «Depende de ellos, sobre todo»

Así las cosas, la postura de Podemos parece enfriar cualquier posibilidad de un acuerdo de izquierdas pese a que, desde IU, reconocen que no existen «elementos insalvables» que impidan a la coalición avalar las cuentas. Su respaldo, pendiente en cualquier caso de que sea refrendado por parte de la militancia, resultaría insuficiente si Podemos da la espalda a un acuerdo. No obstante, el apoyo de IU supone una presión añadida para el partido de los círculos, que deberá medir el coste político de decir 'no' a unos presupuestos que presentan un importante incremento en gasto social e inversión.

Consciente de ello, el presidente del Principado, Javier Fernández, ponía ayer la pelota en el tejado de Podemos durante una entrevista en Onda Cero. El jefe del Ejecutivo dijo confiar en que, en esta ocasión, el esfuerzo en gasto social «incentive lo suficiente» al partido morado como para que Asturias pueda conseguir la estabilidad que supone aprobar un presupuesto de nuevo cuño. «Depende de ellos, sobre todo», dijo el líder autonómico.

Será mañana, viernes, durante las preguntas que los grupos de la oposición hacen en la Junta al presidente del Principado, cuando le tocará explicar si, como está previsto que le cuestione el portavoz de Podemos, Emilio León, es el pago de la deuda la principal limitación para implantar las demandas de este grupo en relación a la escuela de 0 a 3 años. El presidente también deberá responder en el pleno a IU sobre los compromisos prioritarios, presupuestarios, políticos y de gestión en materia de derechos y servicios públicos que asumirá el Gobierno para el próximo ejercicio. Los partidos de la derecha, con los que hasta el momento el Gobierno socialista renunció a negociar las cuentas de 2018, también le interpelarán sobre la ley presupuestaria. Las próximas semanas serán decisivas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos