Cayetano Rivera recibe una grave cornada en Zaragoza

Cayetano Rivera, corneado en Zaragoza.

El torero recibió una cornada en el muslo izquierdo cuando toreaba el segundo toro del festejo de hoy

ELCOMERCIO.ES

Sangre de un torero en el ruedo de la plaza de toros de Zaragoza. Sangre de un torero dinástico en el epílogo de la temporada. Cayetano Rivera Ordóñez (Madrid, 1977) sufrió una dura cornada [imágenes] con el segundo toro en la quinta corrida de la Feria del Pilar.

Parte médico

«Herida por asta de toro a nivel de la cara interna del tercio superior del muslo izquierdo con orificio de entrada de 6 cm y tres trayectorias: una superior que llega hasta el pubis, otra posterior de 10 cm que desgarra las fibras de los músculos aductores y otra inferior de 20 cm que dislacera las fibras del cuádricep. Profusa hemorragia a expensas de vasos musculares de pronóstico grave que sí le impiden continuar con la lidia»

Manzanito, con el hierro de Parladé, negro, de 593 kilos, prendió de espeluznante manera a Cayetano mediada ya su faena. El menor de los Rivera, que había prologado la obra con decisión y un torero pasaje, ligó series diestras con mucha entrega de principio a fin. Cuando cambió al pitón zurdo, este Manzanito lo prendió de manera espantosa, con una violencia total en un golpe seco. Se lo echó a los lomos y acabó con la cara ensangretada, hecho un eccehomo, y con una cornada en la pierna. Se apreciaba la gravedad de la herida en el muslo izquierdo, pues la taleguilla se embadurnó de sangre, pero Cayetano aguantó con mucha raza y, en su línea habitual de cañón con el acero, lo cazó de una estocada. Nada más enterrar el espadazo, lo cogieron en volandas y se lo llevaron a la enfermería en una camilla humana. En cuanto dobló el toro de Parladé, afloraron los pañuelos en los tendidos y Cayetano fue recompensado con dos orejas. La cara y la cruz de la Fiesta.

Según explicó el doctor Valcarreres a los micrófonos del Canal Toros, Cayetano sufre «una grave cornada, con profusa hemorragia, en el borde interno del triángulo de Scarpa, con una trayectoria extensísima y otra descendente de más de 20 centímetros, y otra posterior de 10 centímetros que afecta al cuádriceps». «Ha sido un milagro que no afecte a ninguna arteria importante», dijo el prestigioso doctor.

Fotos

Vídeos