Descienden los incendios, que dejan cuantiosos daños en el Occidente

El presidente del Principado ha visitado las zonas devastadas por el fuego en El Franco./
El presidente del Principado ha visitado las zonas devastadas por el fuego en El Franco.

La región continúa con 60 incendios forestales activos, de los cuales 33 están controlados | El concejo de El Franco ha sido más castigado por las llamas, donde el frente del fuego llegó a alcanzar los 17 kilómetros y ha provocado daños millonarios| «Vivimos un auténtico infierno», aseguran los vecinos del concejo| El Principado cree que la mayor parte de los fuegos son provocados

DAVID SUÁREZ / ISABEL GÓMEZ / LIDIA ÁLVAREZ

La lluvia caída en las últimas hora reducido la intensidad del más de un centenar de incendios que han llegado castigar Asturias de forma simultánea. Los servicios de extinción continúan trabajando en numerosos puntos de la región para evitar que las llamas vuelvan a propagarse. Según el Servicio de Emergencias del Principado, a las ocho de la tarde se mantenían activos 60 incendios en Asturias, de los cuales 33 se daban ya por controlados. El noroccidente y, en concreto, el concejo de El Franco continúan centrando las labores de los equipos de extinción.

En este municipio, los daños son cuantiosos. Centenares de hectáreas de monte han sido arrasadas, llevando la devastación hasta la costa. Además, se tiene constancia de que ha quemado una vivienda habitada y otra restaurada en la localidad de Hervedeiras, una vivienda habitada, un cobertizo y un tractor en Riubón, un pajar en San Juan de Prendonés, una cuadra en Loudeiros, un cobertizo y una ventana y una puerta del palacio de Jardón en Viavélez y otra vivienda abandonada en San Julián. Por todo esto, el Ayuntamiento de Franco convocará un Pleno extraordinario "lo más rápidamente posible" para pedir la declaración de zona catastrófica.

El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana del Gobierno asturiano, Guillermo Martínez, ha confirmado este domingo la evolución positiva de la situación generada en la región por los numerosos incendios que hay en Asturias. "Ningún incendio activo en estos momentos reviste especial gravedad ni amenaza a viviendas ni otro tipo de infraestructura", ha dicho el dirigente asturiano.

Concejos y zonas afectadas

ALLER: Pinedo, Corigos, Nembra y Cabo
BOAL: Brañalibrel, Cabana de Ouria
CABRANES: Camás
CANDAMO: Las Ablanosas
CANGAS DE ONÍS: Onao/Cuesta de Perlleces, Muñigo, Teleña, Soto de Cangas
CANGAS DEL NARCEA: Riotorno, Irrondo de Besullo
CARAVIA: Prado
CASTROPOL: Castro Balmonte, Murolas
COAÑA: Loza
EL FRANCO: Loudeiros, San Pelayo, Villalmarzo, Viavelez, Sueiro, Arancedo, Salgueiras
GRADO: Baselgas
LANGREO: Langreo
LAVIANA: Acebal, Condado, Pendones, Carrió
LENA: Cotorraso
LLANES: Allende, Nueva, Llanes, Piñeres, Villa,
MIERES: Murias
MORCIN: Peñanes, Santa Eulalia
NAVA: La Cueva, Fuentesanta, El Remedio, Nava
ONIS: Bovia de Arriba, La Rebollada, Sirviella
OVIEDO: Manzaneda
PARRES: La Roza, La Vita
PILOÑA: Infiesto
PROAZA: Villamejín
QUIROS: Pedroveya
RIBADEDEVA: Villanueva
RIBERA DE ARRIBA: Fresnedo
SALAS: El Fresno, San Marcelo
TAPIA DE CASARIEGO: La Veguiña
TEVERGA: Vigidel
VILLAVICIOSA: Rales, La Llera
VILLAYÓN: Parlero
YERNES Y TAMEZA: Yernes

El temor y la incertidumbre de la noche han dejado paso a la desolación en numerosos puntos de Asturias, pero especialmente en el concejo de El Franco, el más castigado por el fuego. "Lo que se vivió esta noche fue un auténtico infierno". Sin poder ocultar las lágrimas ante la casa que ha perdido en el núcleo franquino de Hervedeiras, Francisco Javier Rodríguez describe así la situación vivida a causa de un incendio que alcanzó 17 kilómetros de longitud y que ha devastado decenas de hectáreas y bienes en el concejo ante la impotencia de los vecinos. Rodríguez cuenta que estaba ayudando a sofocar un punto cuando se dio cuenta que, a su espalda, una chispa saltaba al tejado de la casa en la que residía junto a su madre y dos hermanos: " Y una vez que prendió fuego, como si fuera gasoil. No dio tiempo a nada. Era un fuego altísimo y estaba por todas partes". Lo único que puedieron salvar fue la nave anexa en la que guardan el ganado.

La devastación también salpicó a Fernando González, aunque "comparado con lo que les pasó a los vecinos, lo mío no es nada". Sin embargo, esta mañana, en La Peruyeira, enfriaba los restos de una casa que estaba rehabilitando como apartamento rural, en la que almacenaba material de construcción: "Esto era un polvorín", apunta. Por eso, en medio de la desgracia, celebra que el fuego no alcanzase un pajar cercano. Sí destruyó, en cambio, la madera apilada y un tractor de un vecino, dejando una huella negra en un núcleo que se movilizó para sofocar las llamas.

Javier Fernández: «Una cosa increíble»

La última cifra oficial facilitada por la Administracion regional señalaba que en Asturis continuaban activos más de un centenar de incendios, aunque su intensidad ha disminuido tras el intenso trabajo desarrollado por los servicios de extinción y por la lluvia caída en algunas zonas. El incendio que ha devastado el concejo de El Franco está "controlado". Lo ha confirmado el presidente del Principado, Javier Fernández, que no se ha querido pronunciar sobre el origen de los más de cien focos que ardieron ayer de forma simulánea en el Principado, "una cosa increíble". Todos los esfuerzos de Bomberos, cooperativas forestales y la Unidad Militar de Emergencias se centran ahora "en estabilizar y evitar la continuidad de los incendios", que en El Franco han calcinado decenas de hectáreas de monte y hasta cinco viviendas, además de otros bienes. Ante esta situación, Fernández ha señaldo que, una vez que se logre la extinción definitiva de las focos, se evaluarán las pérdidas y, "en el marco de sus competencias, desde el Principado solicitaremos al Estado la ayuda correspondiente", sin descartar la declaración de zona catastrófica.

Finalmente, la mayoría de los treinta evacuados en El Franco pudieron pasar la noche en casa de familiares y amigos, cinco de ellos durmieron en un hotel que ofreció sus habitaciones a quienes tuvieron que dejar sus casas. David Barona, capitán de la UME (Unidad Militar de Emergencias), afirmó que ya "no tiene nada que ver la situación de ahora con la de la tarde de ayer. La situación es mucho más favorable, las condiciones atmosféricas nos favorecen. Hay mucho humo, pero llamas hay pocas".

En la zona noroccidental, los efectivos de extinción de incendios también han intervenido en el concejo de Boal, donde se originó el devastador incendio. Aquí se tiene constancia de que han quedado calcinadas dos viviendas abandonadas en Cabanas y otra casa abandonada en Vega de Ouria. Asimismo, han realizado tareas de control de las llamas en los municipios de Coaña y Tapia. Es precisamente en el límite entre este concejo y El Franco donde se mantiene una exhaustiva vigilancia para evitar la extensión de los focos.

Situación en el Suroccidente

En Cangas del Narcea queda un foco caliente en Mieldes. El resto de fuegos están controlados. Entre los incendios más complicados el de la zona de Besullo, donde los más de tres focos registrados en los alrededores se veían desde cualquier punto del pueblo. El humo era muy intenso y al llegar la noche y no tener buena visibilidad de los fuegos, lo que impedía saber si se estaban aproximando al núcleo rural, algunos vecinos temieron el tener que ser desalojados, pero finalmente no fue necesario. Otra de las zonas más afectadas fue el entorno de Bimeda, entre Villar y Villaoril, donde el fuego amenazó una vivienda y el palomar anexo. Los vecinos señalan que el incendio estuvo activo desde el viernes y que quedó apagado la noche del sábado.

En Cangas también se registraron fuegos en las inmediaciones de El Cabanal, Rañeces o Riotorno. La Unidad Militar de Emergencias llegó al concejo a la 1.30 horas de la madrugada del domingo, pero al ver que había comenzado a llover y que la situación estaba controlada, el contingente fue derivado a la zona noroccidental.

En estos momentos, en la mayoría de los fuegos hay retenes de cooperativas forestales realizando labores de control y vigilancia. En Tineo, donde llegó a haber activos ocho focos, la peor situación se vivió en la zona de Tuña, en las proximidades La Troncada y Cabaniellas. En este último núcleo el fuego llegó a estar muy cerca de las viviendas pero finalmente no se registraron daños materiales. Además, un camión de bomberos ha sufrido un accidente en la localidad de Ujo, en Mieres. Uno de sus ocupantes ha resultado herido.

Los responsables de los Servicios de Emergencias del Principado sospechan que la mayor parte de los focos "han sido provocados". La situación, que comenzó con treinta fuegos en torno a las dos de la tarde, la mayoría en el Occidente aunque repartidos por toda la región, se disparó ayer a lo largo de la tarde, lo que obligó a elevar la alerta al nivel dos, lo que implica una petición de ayuda a otras administraciones del Estado.

El intenso humo obligó a media tarde de ayer a cortar la autovía A-8 y la carretera nacional 634, las principales conexiones por carretera con Galicia. Además, también se cortó la línea de Feve y varias carreteras comarcales de Navia. La autovía fue abierta al tráfico a las diez y media de la noche tras cerca de cuatro horas de restricción. En la N-634 el tráfico quedó restablecido pasada la medianoche. Un total de 230 bomberos trabajan en la extinción de los incendios hoy. Ayer, por tres veces, según explicó el consejero de Presidencia, los helicópteros de extinción trataron de salir de la base y tuvieron que renunciar a ello ya que el fuerte viento ponía en peligro la seguridad de los tripulantes. Esta situación llevó al Principado a establecer un nivel de alerta en el que se puede requerir la colaboración de la Administración central.

Guillermo Martínez aseguró que los incendios habían obligado a los servicios autonómicos de exintinción "a trabajar al cien por cien de su capacidad", con el objetivo prioritario de "salvaguardar la vida de las personas y sus bienes".

 

Fotos

Vídeos