Barbón atribuye el rechazo de Vox a la oficialidad del asturiano a un «complejo de inferioridad»

El presidente del Principado, Adrián Barbón./Damián Arienza
El presidente del Principado, Adrián Barbón. / Damián Arienza

Ha asegurado que «reivindicar la asturianía es reivindicar el orgullo de pertenencia a España»

EFE

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha atribuido este miércoles el rechazo a la oficialidad del asturiano de formaciones políticas como Vox a «un complejo de inferioridad» que ha pedido superar ya que, a su juicio, «reivindicar la asturianía es reivindicar el orgullo de pertenencia a España».

En su respuesta a Vox durante el primer turno de preguntas al presidente al que se somete, Barbón ha considerado apocalíptica la visión de dicho partido sobre las consecuencias que tendría la oficialidad del asturiano que el PSOE se ha comprometido a impulsar en esta legislatura.

«Su problema no es con la oficialidad ni con la llingua es con el complejo de inferioridad del sentimiento de asturiano», ha señalado el jefe del Ejecutivo antes de recordar que el fallecido Manuel Fraga Iribarne aseguró en su momento que ser gallego era «su forma de ser español» antes de emplazar al portavoz de Vox, Ignacio Blanco, a «nun facer» el ridículo, una palabra que es igual en castellano y en asturiano.

Para el presidente del Principado, el mayor problema es que Vox, con su intento de tensionar un asunto que en la calle no genera tensión, está contagiando a otros partidos como el PP hasta «cubrirse de gloria» con la actuación de una diputada que pidió a la consejera de Cultura que no utilizara el asturiano en la Junta pocos meses después de utilizar el bable para leer en la Cámara un poema de la propia titular de ese departamento.

Según el portavoz de Vox, frente a la amenaza de cierre generalizado de la industria asturiana, el Gobierno de Barbón se limita a fijar como prioridades su decisión de no hablar con su partido, su voluntad de ser optimista y su decisión de hacer oficial la llingua organizando «teatrillos» como el que protagonizó la consejera de Cultura con lo que lleva camino de dejar de ser «el presidente de todos los asturianos».

«La llingua no va a ser el futuro de los asturianos sino uno de los mayores problemas a los que se enfrenten nuestros hijos como sucede en otras regiones», ha apuntado tras señalar que si antes consideraba a Barbón «inexperto» a su llegada al Gobierno ahora ha pasado a pensar que es un «temerario» por impulsar una oficialidad que supone «abrir la puerta al nacionalismo».

A su juicio, lo que corre riesgo de desaparecer en el Principado son los asturianos «y no esa lengua que nadie habla en los pueblos» para la que se pide una cooficialidad «amable», que es «un unicornio, y los unicornios no existen», pese a que sólo el 11 por ciento de los estudiantes de Secundaria se matriculen voluntariamente en asturiano y que «nadie» mande a sus hijos a una academia para aprenderlo.

Noticias relacionadas