https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-carnaval-desktop.jpg

Carnaval de Avilés | Los escolinos logran vencer a la lluvia

Los representantes del Colegio Público Llaranes disfrazados de masáis y leones.
Los representantes del Colegio Público Llaranes disfrazados de masáis y leones. / FOTOS: MARIETA

Más de siete centenares de niños de quince colegios avilesinos protagonizan un desfile lleno color

EVA FANJUL AVILÉS.

La lluvia dio tregua esta tarde al tradicional desfile de escolinos antroxaos de Avilés en el que participaron quince centros educativos de la ciudad. Tras aguantar un breve chaparrón frente al Ayuntamiento, más de setencientas personas, entre niños y adultos, arrancaron la marcha desde El Parche hasta el Quirinal, llenando a su paso de color y ritmos africanos las calles de La Cámara, Cuba, Francisco Orejas Sierra, la plaza del Vaticano y Juan XXIII para finalizar en el pabellón del Complejo Deportivo Avilés.

«Lo que más me gusta de este desfile es que nos juntamos todos los colegios de Avilés y somos un grupo enorme», comenta Daniela, de doce años, alumna del colegio Apolinar García Hevia de Llaranes.

A tono con la temática africana de este año, en el desfile se prodigaron los grupos escolares disfrazados de tribus y animales de todo tipo. Aunque no faltó algún que otro tuareg de El Quirinal, los clanes tribales más numerosos fueron los masái del Marcos del Torniello y del Versalles. De este último colegio es alumno Iker García, de 9 años, para el que lo más emocionante fue «desfilar disfrazado junto a los amigos del cole».

Los disfraces de tribus africanas y animales salvajes fueron los más numerosos del desfile

Entre la fauna más numerosa estaban las jirafas de La Magdalena, los cocodrilos de El Quirinal, los leones de La Toba o las panteras del Virgen de las Mareas. Hay que destacar que, en su mayoría, los trajes, máscaras y complementos, estaban hechos a mano. Así como las lanzas, tótems, tambores e incluso chozas que acompañaban a cada grupo, en los que se notaba el ingenio de sus creadores así como su dominio del reciclaje.

Todos recorrían las calles con ganas de llegar a la fiesta que les esperaba en El Quirinal. «Voy de jirafa y lo que más me gusta es bailar y cantar en la fiesta», comentaba Naia del Río, del Enrique Alonso.

Con paso ágil y a ritmos como el 'Waka-waka' de Shakira adaptado especialmente para esta ocasión, niños y adultos llegaron al polideportivo coreando 'Antroxu Avilés'. «Aunque llueva y haga frío, la verdad es que merece la pena por los críos, es la única forma de mantener la tradición», apunta, Tino Rodríguez, uno de los padres del Colegio Público Llaranes.

Como punto de contraste entre tanta fiera y arte tribal, destacaba el grupo del colegio de La Carriona, que «fieles a su tradición desde hace años», según manifestaron miembros de la Asociación de Madres y Padres del centro, apostaron por una temática alternativa a la propuesta por los Reyes del Goxu y la Faba y recrearon unas peculiares olimpiadas, con podio y antorcha olímpica incluidos. Para ello, contaron con la participación de cerca de una treintena de deportistas de élite entre los que había boxeadores, nadadores, gimnastas, futbolistas, atletas, patinadores, karatecas e incluso expertos del tiro con arco y la esgrima.

A su llegada al polideportivo del Quirinal, los Escolinos Antroxaos fueron recibidos por el entusiasta maestro de ceremonias, Antonio Caamaño, caracterizado de león para la ocasión. Uno a uno, los grupos de cada centro educativo desfilaron por la peculiar pasarela del escenario, haciendo alarde de sus coloridos disfraces.

Después, los pequeños disfrutaron de una gran fiesta infantil al ritmo del grupo de rock para niños Billy Boom Band, quienes presentaron en primicia su último disco 'Sueña despierto'.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos