El argayo en Cocañín deja sin transporte escolar a un niño del pueblo de Ximiniz

MARTA VARELA

Los pueblos entreguinos de Les Roces, Ximiniz y La Madalena continúan sufriendo las secuelas del temporal de finales de enero. El gran argayo producido en Cocañín afecta a sus vidas diarias. En este sentido desde Izquierda Unida de San Martín del Rey Aurelio mostraban ayer su malestar por que un alumno del colegio El Bosquín, que vive en el pueblo de Ximiniz, «no tiene transporte escolar por el desprendimiento en Cocañín».

Según el portavoz de la formación, Julio Antuña, «la rigidez burocrática no ofrece una alternativa que la familia pueda afrontar por el coste económico que le supondría». Además, a día de hoy, «no se sabe cuándo se podrá abrir el paso para que circule el transporte escolar».

Antuña destacó que «desde IU entendemos que en este caso las administraciones deben aplicar con carácter de urgente necesidad un criterio que cubra el servicio, bien por parte del Ayuntamiento o de la Consejería de Educación». «Se debe atender a la obligatoriedad de escolarización del alumno afectado», precisó.

Desde IU se destaca que este tipo de situaciones «deben abordarse con urgencia respaldando a los vecinos de la zona rural». Uno de los objetivos principales, añadió Antuña, es «facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral que no pueden quedar solo en los discursos y deben ir acompañadas de medidas».

Los procedimientos administrativos, concluyó, «deben ser superados por cuestiones tan básicas y de urgencia como la educación escolar».