Ayuntamiento y Adif sitúan en octubre el reinicio del soterramiento de Langreo

Estado en el que se encuentra el proyecto del soterramiento de Feve en Langreo. / JUAN CARLOS ROMÁN
Estado en el que se encuentra el proyecto del soterramiento de Feve en Langreo. / JUAN CARLOS ROMÁN

«Estamos todos hartos de que se incumplan los plazos, pero trabajamos para que no haya nuevos problemas», manifiesta la alcaldesa

ALEJANDRO FUENTELANGREO.

La alcaldesa de Langreo pide que se la deje trabajar con «tranquilidad» para desbloquear la obra del soterramiento ferroviario de Langreo. Carmen Arbesú informó ayer de que se está trabajando con el borrador del convenio que ha remitido el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para poder dar continuidad al proyecto. Tras la culminación de la obra civil para construir el falso túnel en La Felguera, resta la instalación de la súper-estructura ferroviaria -raíles, catenaria y sistemas de seguridad- a cargo de la entidad estatal y la urbanización del exterior a cargo del Principado. La socialista dijo que se prevé una próxima reunión con responsables del Administrador para el próximo septiembre con el objetivo de que comiencen los trabajos a lo largo de octubre. Eso sí, la regidora quiso dejar claro que se trata de una previsión que se puede ver alterada.

Pero acto seguido aseguró que «estamos todos hartos de que se incumplan los plazos». Y es que el proyecto arrastra ya muchos años de retraso. Era la contestación que Arbesú quería lanzar a la dirección de la plataforma en defensa del soterramiento que anunció nuevas protestas para exigir el inicio de estas obras. «Entiendo que esta agrupación esté nerviosa, pero considero que sus miembros deberían estar contentos porque ahora hay avances; lo que deberían hacer es colaborar y defender los intereses de los ciudadanos y no los suyos particulares o políticos», en clara alusión a Izquierda Unida. «No entiendo tampoco la posición del portavoz de IU, Jesús Sánchez. Creo que debería dejarnos trabajar. Aquí no hay oscurantismo de nada porque no escondemos nada y el convenio con el Adif será trasladado a los grupos de la Corporación porque tiene que ser aprobado por el Pleno», añadía la socialista.

Un año sin actividad

Las obras llevan casi un año paralizadas. La razón es que las tres administraciones, la estatal, el Principado y el Ayuntamiento debían firman un anexo al convenio original para que el Gobierno regional cediese su encomienda de realizar la súper-estrucutra ferroviaria al Adif. Se recibieron al menos dos borradores que fueron firmados por las instituciones asturianas. Parecía que el asunto estaba solucionado. Pero, para la rúbrica del Gobierno central se requiere un informe favorable de los servicios jurídicos del Ministerio de Hacienda. Un análisis que no fue positivo, lo que imposibilitó la firma y, por tanto, que se camine hacia la licitación de los trabajos de la segunda fase del soterramiento.

Son este tipo de impedimentos lo que la alcaldesa socialista quiere evitar a toda costa.