Así cayeron los atracadores de los llagares de Villaviciosa y Gijón

Dos agentes detienen a uno de los presuntos atracadores. / Guardia Civil

La Guardia Civil detiene a nueve personas a las que atribuyen 62 delitos en diez provincias, entre ellos los asaltos a Sidra Menéndez, en Fano, o Sidra Frutos, en Quintueles | Se suman a los dos arrestados tras una vertiginosa persecución tras un robo en Sidra Buznego, en Arroes

EFEAlbacete

La Guardia Civil ha desarticulado una organización delictiva especializada en robos en casas habitadas y ha detenido a nueve personas, de entre 18 y 45 años, a las que se atribuyen 62 delitos en diez provincias, entre ellas Asturias y la obtención de más de 200.000 euros de los robos. En el Principado, se les imputan once delitos cometidos el pasado verano, entre ellos los propietarios de Sidra Menéndez, en Fano, o Sidra Frutos, en Quintueles. Los detenidos se suman a los dos arrestados tras una vertiginosa persecución tras un robo en Sidra Buznego, en Arroes. La investigación continúa abierta.

En rueda de prensa este martes, el teniente coronel de la Comandancia de Albacete, Jesús Manuel Rodrigo, ha explicado la operación Carcosa y ha destacado la «efectividad» del trabajo de los agentes.

Las investigaciones comenzaron en mayo de 2018 tras detectarse varios robos en las localidades de Almansa (Albacete) y Ayora (Valencia) y comprobar los agentes que seguían un patrón similar. De esta forma, los investigadores identificaron a varias personas, todas ellas con un amplio historial delictivo, relacionadas con otra organización criminal que había sido desarticulada en 2015.

La organización estaba compuesta por dos células interrelacionadas que interactuaban en función de la envergadura del asalto a perpetrar, una asentada en la provincia de Castellón y la otra en la localidad madrileña de Valdemoro. Tras estudiar la zona, los autores de los robos se desplazaban a pie hasta el objetivo elegido y permanecían ocultos hasta el momento de llevar a cabo el robo.

Elegían domicilios ubicados en urbanizaciones aisladas y realizaban el asalto cuando en el interior estaban sus moradores, a los que amenazaban, intimidaban, retenían e incluso llegaron a agredir para obtener información de los lugares donde ocultaban las joyas y otros efectos de valor. Durante los robos resultaron heridas seis personas, una de ellas de gravedad que permaneció ingresada durante varios días en la UCI de un hospital valenciano, ha detallado el teniente coronel.

Tras cometer el robo, abandonaban rápidamente el lugar, se desplazaban a pie a varios kilómetros y permanecían ocultos durante un tiempo antes de dirigirse a la «guardería» para ocultar provisionalmente los efectos sustraídos. La organización utilizaba dos vías para dar salida a lo robado, en establecimientos de compraventa de metales preciosos y de segunda mano, lo que ha permitido su interceptación, o bien su venta en el mercado ilícito, a peristas que difuminaban el rastro de las joyas mediante su venta a terceros.

Violencia en Asturias

La relación de la banda con Asturias se remonta al 17 de agosto de 2018 en Fano, en Gijón. Allí perpetraron un supuesto delito de «robo con violencia, detención ilegal, lesiones y robo de uso de vehículo a motor en un establecimiento público». Tras ese atraco, la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón, encargada de la investigación, estableció una coordinación con los de la Comandancia de Albacete, dadas las similitudes con los hechos por ellos investigados.

También están implicados en los robos cometidos unos días más tarde, el 30 de agosto de 2018, en las localidades de Quintes y Quintueles (Villaviciosa), donde los ahora detenidos asaltaron dos establecimientos públicos y dos viviendas. Por ello se les imputa los presuntos delitos de robo con violencia, lesiones, detención ilegal, robo con fuerza, y hurto de uso e vehículo a motor. Según informó EL COMERCIO, la rápida actuación de los efectivos de la Comandancia gijonesa, tras conocer los primeros hechos, dio como resultado la detención de dos integrantes del grupo.

Registros domiciliarios

Durante la operación se han realizado seis registros domiciliarios en los que se han incautado más de 40.000 euros, gran cantidad de joyas, teléfonos móviles, material informático, herramientas, electrodomésticos y prendas de vestir, todo procedente de los robos. Se han esclarecido un total de 62 delitos, entre ellos 17 robos con violencia e intimidación, 17 de detención ilegal, 20 robos con fuerza en las cosas (cinco de ellos en grado de tentativa), seis de lesiones, uno de robo/hurto de uso de vehículo a motor y otro más de pertenencia a organización criminal.

Estos delitos se cometieron en las provincias de Albacete, Asturias, Alicante, Castellón, Cuenca, Madrid, Tarragona, Teruel, Toledo y Valencia. La Guardia Civil mantiene abierta la operación y no descarta más detenciones o el esclarecimiento de nuevos hechos.

Han actuado de forma conjunta las unidades de Policía Judicial de Albacete y de Requena (Valencia), además de integrantes de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón, del Grupo Rural de Seguridad (GRS) de la Guardia Civil de Barcelona, de la USECIC de la Comandancia de Madrid y del Puesto de Almazora (Castellón). Las investigaciones han sido dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 4 de Requena, interviniendo también los Juzgados de Instrucción número 2 de Almansa (Albacete) y número 3 de Albacete.