Despliegue de medios de seguridad y médicos para atender a las víctimas

Los bomberos tuvieron que emplearse a fondo para acceder al autobús. / SEPA
Los bomberos tuvieron que emplearse a fondo para acceder al autobús. / SEPA

Policías, guardias civiles, médicos, bomberos, dos UVIS y ocho ambulancias, además de Cruz Roja se desplazaron a la zona en un operativo «impresionante»

O. S. / P. S./ E. F. AVILÉS/GIJÓN.

El aviso llegó a las 13.40 horas. En ese momento el tiempo se detuvo. Pero en el Centro de Coordinación de Emergencias la llamada puso en marcha un impresionante dispositivo con el fin de auxiliar a las víctimas. No había tiempo que perder. De inmediato se movilizó al jefe de Área, al jefe Supervisor y al jefe de la Zona Centro Oeste de Bomberos del SEPA, ocho efectivos de bomberos de los parques de Avilés y Pravia, además del Grupo de Rescate de Bomberos, a bordo del helicóptero medicalizado. «Hacía mucho tiempo que no necesitamos un despliegue semejante porque afortunadamente no habíamos tenido accidentes con múltiples víctimas desde hacía años», asegura uno de los profesionales que participó en el despliegue.

El primer objetivo, rescatar a los heridos. Para ello los ocho bomberos enviados a la zona tuvieron que acceder al autobús completamente destrozado. El vehículo quedó completamente destrozado en su parte delantera pero, por fortuna, la parte trasera quedó intacta y eso facilitó el acceso al interior. Las labores de excarcelación dejaron escenas tremendas debido al amasijo de hierros que se convirtió en una jaula mortal. Los bomberos tuvieron que emplearse a fondo para acceder a la parte superior del vehículo.

Los efectivos de bomberos tuvieron que excarcelar a tres personas, que resultaron fallecidas, del interior del autobús y ayudar a otras muchas a salir del horror en el que se convirtió el escenario del accidente. La sala del 112 del SEPA comunicó el suceso a la Policía Local de Avilés, a la Policía Nacional y al SAMU que activó dos UVI-Móvil de Avilés y Gijón, dos ambulancias de soporte vital básico de Avilés y un equipo de atención primaria, dos ambulancias convencionales de Avilés, cuatro ambulancias de Transinsa y un Hospital de Campaña del SAMU. También se han activado dos equipos de ayuda Psicosocial de Cruz Roja, uno está en el Hospital San Agustín y otro en el Instituto de Medicina Legal.

El autobús quedó convertido en un amasijo de hierros, una trampa mortal Los bomberos entraron con facilidad por la parte posterior del bus para llegar a los heridos Uno de los bomberos es amigo del chófer, que sufrió la amputación de una pierna en el impacto

El chófer, en helicóptero

Uno de los heridos más graves resultó ser Omar López, el conductor del autobús, quien pudo sufrir un mareo cuando realizaba el trayecto. Aunque este extremo aún se está investigando. El choque fue tran brutal que del impacto perdió una pierna y como consecuencia de la amputación sufrida perdió mucha sangre, casi dos litros, por lo que fue necesario hacerle una transfusión de traslado al Hospital Central de Asturias. Estaba consciente y se quejaba de dolor en un pie. Después de sacarle del autobús se le puso un monitor para ver su situación cardiaca y no dio señales de haber sufrido un ataque al corazón. Se da la circunstancia de que uno de los bomberos que formó parte del operativo es amigo personal del conductor por lo que vivió con mucha conmoción el momento del rescate.

Se vivieron escenas dantescas y los efectivos de seguridad que participaron en el operativo quedaron exhaustos tras el esfuerzo, pero también fueron testigos de momentos de solidaridad inolvidables.