Diez mil personas corren contra el cáncer infantil

Avilés. El recorrido, uno de los más concurridos, partió de la plaza de España. / OMAR ANTUÑA
Avilés. El recorrido, uno de los más concurridos, partió de la plaza de España. / OMAR ANTUÑA

Con los fondos recaudados en las carreras celebradas en 16 concejos se mejorará el control de los tratamientos

E. GARCÍA / M. GUTIÉRREZ

Cada año, treinta niños asturianos corren una carrera de fondo desde la séptima planta del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). La meta es la vida y su lucha, que encaran como si fueran atletas de élite, se llama cáncer. En este recorrido, que unas veces es corto pero las más dura demasiado, tienen más de diez mil apoyos: los asturianos que ayer vistieron de naranja las calles de dieciséis municipios para demostrar que esta cruel dolencia no podrá con ellos, sumándose así a la gran familia de la asociación Galbán.

«Hoy, aquí, ahora, solo seré la voz de unos grandes guerreros», leyeron distintos portavoces -niños afectados, sus hermanos o familiares y miembros de Galbán o de los ayuntamientos- en Avilés, Belmonte de Miranda, Boal, Cangas de Onís, Corvera, Gozón, Grandas de Salime, Llanera, Llanes, Mieres, Navia, Noreña, Oviedo, Peñamellera Baja, Siero y Tineo. «Somos todo aquello que superamos», dijeron ante miles de corredores que aguardaban frente a la catedral de Oviedo, que fue el lugar más concurrido. «Solo aprendes a valorar de verdad cada minuto cuando eres consciente de las ganas que tienes de vivir», reconocieron en la plaza de España de Avilés antes de recorrer los 2,8 kilómetros del circuito.

«Cuando superas un cáncer, comienzas a ser considerado eso que llaman 'superviviente'. Una de esas personas que han vuelto a nacer», relataron en Corvera, como en los demás lugares que se sumaron a la iniciativa donde se dio voz al manifiesto de la I Carrera Galbán por el Día Internacional contra el Cáncer Infantil. «No he vuelto a nacer, pero sí soy consciente de las ganas que tengo de estar aquí», proclamaron, y pidieron: «Dadnos la mano como lo hacéis, donad médula porque así donaréis vida, acompañadnos en el camino».

Entre las más de 300 personas que acudieron a Siero estaba Estela Vega Antuña con toda su familia. Socia de la asociación, afirmó sentirse orgullosa de correr «en apoyo de todos los niños que lucharon, luchan y lucharán» por vencer a la enfermedad. Otro vecino, Ricardo Navarro, apuntó que «las marcas y los tiempos son lo menos importante. Hoy -por ayer- había que salir a disfrutar». La presidenta de Galbán, Eva López, dijo no tener palabras «para describir lo que sentimos las familias al ver a tanta gente vestida de naranja por nuestra causa». «Lo único que queremos es mejorar la vida de nuestros niños». Con el dinero recaudado, que a cinco euros por dorsal ascenderá a 50.000 euros, crearán, con el HUCA, una aplicación móvil que sirva de «agenda-control» para los tratamientos.