Hacienda reclama a los padres de la concertada lo desgravado como donativos a los colegios

Hacienda reclama a los padres de la concertada lo desgravado como donativos a los colegios

La Agencia Tributaria considera que se trata de cuotas que «redundan en la calidad del servicio»

SARA GARCÍA ANTÓN GIJÓN.

Hacienda reclama a los padres que devuelvan lo que se han desgravado al declarar como donativo las cuotas que pagan al centro concertado en el que sus hijos estudian. No es posible entender esos pagos mensuales como donativo, sostiene la Agencia Tributaria, que ha empezado ya a reclamar la devolución de las deducciones de las que se ha beneficiado algunos padres en las declaraciones de la renta por ese concepto. Fue el director del servicio de estudios del Registro de Economistas Asesores Fiscales del Consejo General de Economistas quien daba a conocer esta situación.

Varios son los motivos por los que la Agencia Tributaria entiende que esos pagos no son donativos. El primero, que hay una contraprestación de servicios a cambio de ese dinero. Otro, su carácter periódico, mensual. Además, que esos pagos se realizan desde septiembre hasta junio, coincidiendo con el curso escolar y que dejan de realizarse cuando los alumnos acaban sus estudios. También, que el importe es fijo en función del número de hijos que acude al centro concertado.

Más información

El director del citado servicio de estudios, Rubén Gimeno, habló además -en la presentación en Madrid de las recomendaciones para la campaña de la renta- de un caso concreto, que se sancionó en Asturias. El de un padre que desgravó esas cuotas como donativo y ahora tendrá que devolver el dinero que se dedujo.

La inspección tributaria en el Principado constató que esta persona había pagado 49 euros mensuales a una congregación religiosa por cada uno de sus hijos, lo que posibilitó que aumentara su cuota a devolver a 4.51,12 euros. Una vez la Agencia Tributaria eliminó dicha deducción, resultó una devolución de 4.172,62 euros. Es decir, una diferencia de 337,5 euros. No obstante, el de este asturiano no es el único caso. Hay más contribuyentes en esta situación también en otras comunidades autónomas, otros progenitores que se han acogido a una deducción fiscal de hasta el 75% para los primeros 150 euros y de un 30% para el resto. La agencia no entra a valorar si esos pagos son voluntarios o de carácter obligatorio dado que lo que sí le parece que está claro es que «redundan en la calidad» de los servicios que se prestan, indicó Rubén Gimeno sobre el planteamiento de la agencia. «Desde el momento en el que hay una contraprestación a los donativos, no pueden tener estos esa consideración», entiende.

La consecuencia, además de tener que devolver el dinero desgravado, es que los centros, apuntan los asesores fiscales, deberán declarar por esos ingresos adicionales en el Impuesto de Sociedades.

El sector se defiende

La escuela concertada no esperó a defender sus posiciones. Poco después de que Gimeno diera a conocer esta situación, era el secretario de la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza, Jesús Pueyo, quien ejercía de portavoz. En los centros concertados, aseguró, «no existen cuotas obligatorias» para las familias y que la «práctica general» es que paguen unas «aportaciones voluntarias» a fundaciones ligadas a los centros y puedan desgravarse por ellas.

No obstante, cree que en el supuesto de que algún padre no haya seguido los pasos adecuados, será la Agencia Tributaria quien tenga que actuar. «Si alguien ha incumplido la norma y ha cometido alguna irregularidad o ha habido casos en los que no se están haciendo las cosas correctamente, Hacienda deberá abrir el expediente que tenga que abrir y tomar la decisión correspondiente». Eso sí, Pueyo insistió en que esos casos no son «la generalidad del sector».

 

Fotos

Vídeos