Los hosteleros rechazan la acusación de Sanidad: «Cumplimos la ley antitabaco»

Un joven enciende un cigarrillo en una terraza de Oviedo. / PABLO LORENZANA
Un joven enciende un cigarrillo en una terraza de Oviedo. / PABLO LORENZANA

El ministerio recuerda que solo se puede fumar en las terrazas totalmente abiertas o en las que dispongan de jardineras o mamparas de escasa altura

SANDRA S. FERRERÍAOVIEDO.

«No podemos pagar justos por pecadores. No podemos ser los culpables de todo». Así reaccionó ayer el presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo en Asturias, José Luis Álvarez Almeida a las declaraciones de la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, quien advirtió que en algunas terrazas no se cumple la ley antitabaco en vigor desde hace casi una década (2010).

Almeida aseguró que en las terrazas asturianas se cumple la normativa vigente. «Cuando dice que no hay rigor en el cumplimiento posiblemente esté pensando en alguna comunidad autónoma que no sea Asturias». Así, insistió en que los empresarios asturianos desde el principio fueron «muy rigurosos» con la ley que regula el consumo de cigarrillos en espacios público, «y a día de hoy se cumple». No obstante, Almeida reconoció que «habrá alguna excepcionalidad» y para ello habrá que estudiar los expedientes abiertos en la Consejería de Salud, que es la competente en materia de control.

El presidente de los hosteleros asturianos afirmó que el sector «no puede ser el paganini de todo» y aseguró que «no puede ser el culpable del tabaquismo». Para Almeida «faltan muchas otras cosas» como políticas antitabaco «como para que seamos nosotros los culpables de que el nivel de tabaquismo siga en los niveles que dice la ministra».

El presidente de Otea recordó que «el boom de las terrazas» no se debió a una moda, sino que no fue más que una reacción de los consumidores «porque cuando la gente no podía fumar en los establecimientos salía a fumar fuera. Y es una realidad». Almeida recordó que hace diez años no se veía a una familia comiendo en una terraza «y hoy en día sí, porque las terrazas se adaptaron y se hicieron grandes cambios».

Así, apuntó que fueron numerosas las inversiones que los hosteleros realizaron con el objetivo de adaptarse a la nueva normativa, y que son muchos los proyectos de terrazas que hay encima de la mesa.

Más información

Preocupación en el sector

Tras las declaraciones de Carcedo, Almeida reconoció que fueron muchos los hosteleros que ayer llamaron a la asociación preguntando «qué sabíamos», especialmente los que se encuentran en reformas o con nuevos proyectos de terrazas.

Dicho responsable, le pidió a la ministra de Sanidad «un poco de tranquilidad» especialmente ahora en pleno verano y cuando más turistas tiene Asturias. Además, el presidente de Otea criticó que en otras comunidades autónomas, como en las Islas Baleares o en el sur la normativa no se está cumpliendo de la forma en que se hace en Asturias. Almeida afirmó que ayer habló con la Fuerza del Norte, compuesta por distintas asociaciones de hosteleros del norte de España, «y estamos todos en este mismo sentido. Es curioso que se exija en el norte lo que no se exige en el sur». Finalmente, aseguró que la industria farmacéutica se encuentra tras las declaraciones de la ministra de Sanidad en funciones. «Está presionando».

308 inspecciones en 2018

Por su parte, la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, volvió a insistir en que en las terrazas está prohibido fumar «según qué condiciones». Así, desde el ejecutivo central se ha remitido a las comunidades autónomas «la interpretación» de la legislación actual «para explicar en qué condiciones está autorizado o prohibido, y en qué tipo de terrazas se puede fumar».

Según la titular de Sanidad existe un riesgo para las personas no fumadoras «y que se les obliga a ser fumadores pasivos». Para ello hay que evitar que una persona que no tiene el hábito tabáquico «sea víctima como consecuencia de que se sienta en una terraza o entra a un bar».

La ministra incidió en que de esta manera se está velando por la salud de las personas y previniendo que una persona que no es fumadora arriesgue su salud «como consecuencia de actos de otras personas que fuman siendo conscientes del riesgo para su salud».

Además, Carcedo explicó que el interés del Ministerio se encuentra en «disuadir» a los fumadores de que sigan fumando «porque es un perjuicio para su salud, demostrado con evidencias reiteradas y conocidas» como el aumento de casos de cáncer de pulmón.

Respecto al control que ejercen las comunidades autónomas, según fuentes de la Consejería de Salud, Asturias es una de las que más control realiza del cumplimiento de la ley antitabaco, en comparación con otras con mayor población. En 2018 se efectuaron un total de 308 inspecciones de control relacionadas con la ley antitabaco.