Inquietud por Oviedo-San Esteban, la línea récord en 'estaciones fantasma'

El tren se detiene en San Ranón treinta veces al día y no logra ningún pasajero. A quinientos metros pasa el autobús. / ÁLEX PIÑA
El tren se detiene en San Ranón treinta veces al día y no logra ningún pasajero. A quinientos metros pasa el autobús. / ÁLEX PIÑA

Asturias al Tren revela que los trenes paran treinta veces al día en nueve apeaderos en los que «oficialmente» suben menos de cinco pasajeros

R. MUÑIZ OVIEDO.

Carmen María López madrugó para coger a las 6.30 horas el cercanías de Pravia. «Hacía frío, pasaba el tiempo y nadie avisó de que lo habían suspendido, que el siguiente tardaría dos horas». Lo cuenta con rabia. «Es que soy ferroviaria y me fastidia cómo están dejando morir esto, sin tomar medidas», justifica.

Los números avalan a esta viajera de la línea Oviedo-San Esteban, la que menos viajeros mueve de toda la red de cercanías. El colectivo Asturias al Tren ha analizado los datos de la compañía y resulta que desde que estalló la crisis en 2008 ha perdido un 38,4% de pasaje. La única medida tomada ha sido abrir un nuevo apeadero, en Peñaflor. «Firmaron 800 vecinos pidiéndolo, el alcalde logró que se invirtieran 200.000 euros y hoy el tren para 30 veces al día y se suben cuatro pasajeros», relata Carlos García, portavoz del colectivo. «Al final lo único que logra es perder tiempo y perjudicar al viajero de Grado y Pravia», dice.

La línea tiene veinte apeaderos. Nueve de ellos son 'estaciones fantasma', sitios en los que el tren para de 30 a 50 veces a lo largo del día, aunque solo suben menos de cinco clientes diarios. «No tiene sentido ver que todo el tiempo se detiene donde nadie se sube; debería haber algún sistema para evitarlo», indica Julio César Ramos, otro habitual de la conexión.

Con los datos oficiales, Asturias al Tren ha perfilado una propuesta para que el ferrocarril ofrezca tiempos atractivos entre Oviedo y San Esteban de Pravia. Pasa por suprimir cinco paradas que tienen menos de cinco pasajeros al día y además una abundante oferta de autobús. Es el caso de San Ranón y Aces (que no llegan a un usuario al día), Las Mazas, Peñaflor y Soto de Udrión. En otras cinco 'estaciones fantasma' sin autobús alternativo proponen reducir alguna frecuencia, que el tren deje de parar entre 30 y 50 veces al día.

Están trasladando la idea a las autoridades, con un aviso. «Si nada se hace, esta será la primera línea en cerrarse», advierte el colectivo. Entre los viajeros tienen adeptos y también alguna observación. «Yo uso la línea pero no tengo máquinas; si no hay interventor no puedo pagar, y eso me pasa 19 de cada 20 viajes. Como otros, no computo como viajero y eso me perjudica porque al final esto lo cerrarán», dice Alfredo Suárez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos