Las lluvias más fuertes de España argayan de nuevo las carreteras asturianas

El lodo y las piedras bloquearon hasta la noche la AS-114 a la altura de la ladera de Portudera. / E. C.
El lodo y las piedras bloquearon hasta la noche la AS-114 a la altura de la ladera de Portudera. / E. C.

Los deslizamientos cortan vías entre Grado y Yernes y Tameza, y de Cabrales a Panes. Las inundaciones se cebaron con Ponga, Villaviciosa y Onís

R. MUÑIZ / G. POMARADA GRADO / ARENAS DE CABRALES.

El terreno está saturado de agua tras la cuarta primavera más lluviosa desde 1981 y ya no tiene capacidad de absorber mucho más. Por eso las últimas precipitaciones, y su carácter torrencial están provocando un reguero de desprendimientos. Ayer ocurrió de nuevo. San Antolín de Ibias recogió 50,2 litros por metro cuadrado, la mayor parte de ellos entre las cuatro y las seis de la tarde. Fue la precipitación más intensa del país, seguida de los 29 litros que cayeron en Colunga. En Cabrales se registraron 17 litros y 11,2 en Taramundi, valores que están también entre los diez más pluviosos de España. El aviso por por lluvias se prolonga en la zona central y el oriente hasta la mañana de hoy.

Las tormentas provocaron inundaciones de diverso calibre, argayos y suspensión de eventos, como el desfile de carrozas de Luanco. A nivel de comunicaciones, el corredor de los Picos de Europa (AS-114) fue el peor parado en el oriente. Un argayo de grandes dimensiones mantuvo cortada la vía desde las tres de la tarde y hasta entrada la noche a la altura de la salida de Arenas de Cabrales en dirección a Panes, en las inmediaciones de la gasolinera, en una zona conocida como la sierra de Portudera.

En la zona se concentraron numerosos vehículos de turistas y vecinos, cuya única alternativa de circulación pasó por tomar la AS-345, que atraviesa localidades de Peñamellera Alta como Alles. La previsión trasladada por la tarde por el alcalde Francisco González era que «al menos uno de los carriles se despeje para dejar paso», cosa que se logró por la noche. Para ello hasta el argayo de la ladera de Portudera se trasladó una pala mixta, que procedió a retirar los primeros sedimentos. Según indica el regidor, la estimación es que lleguen a ocupar la carga de cuarenta camiones y seguir hoy los trabajos de limpieza.

La Agüera

En el Occidente, un doble argayo cortó la carretera Grado-Villabre (AS-311). El obstáculo se localiza entre Grado y Yernes y Tameza, a la altura de La Agüera. El primer i cidente se produjo a las cinco y diez de la tarde, cuando parte de una ladera cayó sobre la calzada cortando sus dos carriles. Operarios de conservación de carreteras desplazados hasta el lugar de los hechos lograron despejar el paso después de una hora larga de trabajo. Cuando la larga caravana de coches procedentes de Grado, que celebra sus fiestas de Santiago y Santa Ana, se disponía a reanudar la marcha en sentido Yernes, de nuevo se desplomó la ladera arrastrando un árbol y cortando la vía a escasos metros de los coches. Los operarios lograron abrir uno de los carriles por la noche.

San Juan de Beleño

Las tormentas sembraron de incidentes la región . En Ponga, por ejemplo, el centro de salud de San Juan de Beleño se vio afectado durante la tarde por la tromba, que llegó a provocar inundaciones en el edificio. No obstante, indicó la alcaldesa Marta Alonso, la rápida intervención del operario municipal Javier Rodríguez Gallinar evitó que el problema fuese mayor. «Desvió el curso del agua», destacó. Hasta Ponga se trasladaron los Bomberos, que se encargaron de examinar el alcantarillado, extraer el agua y solventar los daños.

El recorrido de los daños en la comarca oriental continúa en Onís, donde la entrada de La Cuevona de Avín fue anegada por un río de agua que atravesó las calles del pueblo. Lo mismo ocurrió en viviendas de la misma localidad y de Benia, a donde tuvieron trasladarse efectivos de bomberos para retirar el agua.

Villaviciosa

En Villaviciosa una lámina de agua tomó la plaza del Ayuntamiento, entrando incluso en varias tiendas. Las inundaciones también alcanzaron la zona de los antiguos Alsa y en el barrio de El Salín. El torrente se llevó parte de una finca, descargando su lodo en la calle La Manzana.

Más información

 

Fotos

Vídeos