La Junta de Andalucía reconoce que decretó tarde la alerta por la epidemia de listeriosis

Un error en los laboratorios del Ayuntamiento de Sevilla demoró hasta cuatro días la identificación de la carne contaminada

L. R. L.GIJÓN.

La Junta de Andalucía reconoció un «desfase» de «dos o tres días» en la detección del brote de listeriosis y en la declaración de alerta sanitaria. El organismo realizó estas declaraciones después de que se hiciera público que un error en los laboratorios del Ayuntamiento de Sevilla pudo retrasar hasta cuatro días la identificación de la carne mechada y la declaración de situación de alerta.

El consejero de Salud y Familias de la Junta, Jesús Aguirre, aseguró que «nosotros sabíamos que algo estaba pasando a principios de agosto porque hubo un repunte de casos». Sin embargo, aseguró que «hasta que no se produjo el primer brote familiar, la encuesta epidemiológica no nos llevó hasta dos o tres productos». No fue hasta el día 14 cuando el origen apuntó hacia La Mechá, fecha en la que «se inmovilizó la partida de la carne», señaló. «Decretamos la alerta sanitaria el día después», afirmó el consejero de Salud de la Junta de Andalucía.

Asimismo, la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, indicó que «evidentemente ha fallado algún procedimiento» y pidió a la Junta andaluza, responsable directa de inspección y vigilancia epidemiológica, que investigue «exactamente dónde se ha producido el error».

Además, sobre la demora en el aviso a su Ministerio, Carcedo indicó que «no es momento de especular si la comunicación se hizo tarde o temprano, eso tendrá que ser analizado con precisión».

No descartan más casos

Sanidad no descarta que aparezcan más casos de este brote de listeriosis en los próximos días. «Incluso en personas residentes en otras regiones o países que hayan podido consumir carne mechada», indicaron. Esto ocurre debido al «largo» periodo de incubación de la enfermedad.

La Junta andaluza ordenó también la retirada de todos los productos cárnicos de la firma Magrudis, fabricante de La Mechá, donde se detectó el origen del brote.