Más de doscientos efectivos velarán por la seguridad en el Xiringüelu

La celebración del Xirigüelu en el prau de Salcéu. / DAMIÁN ARIENZA
La celebración del Xirigüelu en el prau de Salcéu. / DAMIÁN ARIENZA

El domingo 4 de agosto, se reforzará la seguridad privada y el personal sanitario y un año más participarán agentes de la Policía Local de Avilés

J. F. G.PRAVIA.

La organización del Xiringüelu refuerza la seguridad. El despliegue superará los doscientos efectivos, según manifestó ayer el alcalde de Pravia, David Álvarez, tras mantener una reunión en la sede de la Delegación del Gobierno con el fin de «fijar las acciones preventivas y coordinar las actuaciones necesarias en materia de seguridad».

Además del alcalde y de la delegada del Gobierno, Delia Losa, participaron representantes de Guardia Civil, Policía Local de Pravia, Renfe, Servicios de Emergencia del Principado de Asturias (SEPA), Confederación Hidrográfica así como de las empresas encargadas de la seguridad privada y los servicios sanitarios. También de la Policía Local de Avilés, que un año más formará parte del operativo como refuerzo de su homóloga en Pravia, que únicamente cuenta con tres agentes.

Se trata de un servicio en el que de forma voluntaria y remunerada pueden participar aquellos agentes que ese día estén de descanso. El número se determina en función de la disponibilidad y de las necesidades. En un principio, se tratarían de formar dos turnos de unos ocho cada uno más un inspector y dos subinspectores.

El Xiringüelu es una de las más multitudinarias romerías del verano asturiano. Se celebra el primer domingo de agosto en el 'prau' de Salcéu, a orillas del Nalón, y este año cae en cuatro, un día después del Descenso Internacional del Sella. Tal coincidencia suele ser habitual, aunque no siempre es así dado que la fiesta de las piraguas se celebra el primer sábado de agosto posterior al día dos. Y no son pocos los que participan en ambas fiestas.

El refuerzo ha sido acordado por el Ayuntamiento y la organización en base a las recomendaciones de la Guardia Civil y se centrará fundamentalmente en la seguridad privada y el personal sanitario.

Según el alcalde de Pravia la estimación es que acudan unos 35.000 romeros. Tal afluencia «nos obliga a redoblar esfuerzos para que el Xiringüelu continúe siendo una fiesta de referencia en materia de seguridad. En los últimos años no se registraron incidentes reseñables», subrayó el alcalde de Pravia.

En este sentido, en la pasada edición se contabilizaron al menos 420 de las cuales 171 corresponden a atenciones sanitarias por heridas y cortes, 45 por la ingesta de alcohol, dieciocho por agresiones y peleas y 76 por picaduras, golpes de calor y esguinces. Un joven sufrió un golpe de calor mientras se bañaba y tuvo que ser trasladado a un hospital. La Guardia Civil, por su parte, abrió setenta por infracciones administrativas y practicó tres detenciones, dos por drogas y una por atentado a agente de la autoridad. La asistencia superó todas las expectativas, unas 53.000 personas, casi 21.000 más que el año anterior, cuando la fiesta se cerró con una carga policial tras el cierre de las barras.

Alvarez agradeció por último «el gran trabajo» de la cofradía organizadora, «que ha conseguido recuperar la esencia de nuestra querida fiesta y ha devuelto el protagonismo a las familias y pandillas pravianas sin renunciar al crecimiento y promoción que supone para Pravia el Xiringüelu», así como el esfuerzo «de todos los agentes implicados en la organización , destacando a los cuerpos y fuerzas de seguridad».