Las carrozas de Tineo reivindican su industria y ganadería

El cementerio con las lápidas de los sectores de la economía tinetense durante el desfile. / B. G. H.
El cementerio con las lápidas de los sectores de la economía tinetense durante el desfile. / B. G. H.

Las fiestas de San Roque se despiden con el desfile de diez artilugios por las calles de la villa

BELÉN G. HIDALGOTINEO.

Ni la amenaza de lluvia ni la niebla lograron mermar un ápice la creatividad de las carrozas que ayer desfilaron por la villa de Tineo para despedir las fiestas de San Roque. Fueron una decena de creaciones que, con acento local y foráneo, llenaron de color las calles de la villa con propuestas divertidas, fantásticas y también reivindicativas.

Fue el caso de la carroza 'Defender lo nuestro' que, a través de un cementerio, escenificó la muerte de la ganadería, la minería y la central térmica de Soto de la Barca. «Nos lo cierran todo», criticó uno de los artífices, Moncho Castro, quien diseñó la carroza con Ana María González y Luis González. «Lo hacemos recreando una fiesta de Halloween, que también queremos enterrar , pues aquí es el día de los Difuntos», reivindicó.

La Coral fue la encargada de arrancar los primeros aplausos y animar al público al ritmo del himno de las fiestas. Roto el hielo, se mezclaron los acentos con la carroza 'Rumbera' que puso a más de uno a mover el esqueleto al ritmo que marcaban los colombianos. El viaje continuó por el lejano oeste, cantina incluida, con el ingenio del club ecuestre EQ Tineo. Después, Asia irrumpió en escena con un jardín japonés. Y el paseo por el globo terminó con el club Xente Xoven de Serín que recreó 'La Vuelta al Mundo' con los personajes de la ficción haciendo escala por todos los continentes. La fantasía llegó de la mano de Avatar y sus personajes, buenos y malos, mientras que la carroza más dulce fue la dedicada a Kinder, con los populares huevos y sus juguetes sorpresa.

«Son todas muy guapas. Destacaría la de Kinder, los Avatar y la reivindicativa sobre Tineo», valoró la tinetense Carmen Rodríguez, quien puso en valor «el gran esfuerzo y la enorme participación».