El octavo coche en sentido contrario en el último año

Tratar de huir de la Policía y los despistes centran la mayoría de los casos, que se dan con mayor frecuencia en la 'Y' y la A-66

R. MUÑIZGIJÓN.

Toparse con un conductor en sentido contrario es raro, pero no infrecuente. Con el del lunes van ocho casos conocidos en los últimos doce meses, con un balance total de tres muertos y siete heridos de diversa consideración. La 'Y' y la A-66 concentran la mayoría de estos sucesos. Los causantes acostumbran a ser varones que sufren un despiste y no corrigen la dirección o conductores a los que se ha dado el alto en un control y emprenden la maniobra kamikaze para huir de los agentes.

Este fue el caso de R. S. M., de 24 años; se adentró en la A-66 en Mieres, el 3 de marzo. La Guardia Civil tenía montado un control en la rotonda de Caborana (Aller) y él trataba de eludirlo. Los testigos estimaban que accedió a la autovía a 190 kilómetros por hora; se estampó contra un Jeep Grand Cherokee en el que iba otro varón de 67 años. Ambos fallecieron en el amasijo de hierro en el que terminaron los vehículos. En la misma vía un octogenario provocó un susto sin consecuencias a pesar de recorrer en sentido contrario nueve kilómetros que median entre Mieres y Lena. Eran las 7.45 horas del 14 de agosto pasado, la Guardia Civil le escoltó en los últimos tres kilómetros; el varón atribuyó todo a «un despiste».

Hasta anoche el último caso conocido era el de un conductor que dio positivo en hachís, cocaína y heroína y había recorrido de forma temeraria 20 kilómetros con dos niños en el coche. Fue el 13 de junio y durante parte de su periplo llegó a ir en sentido contrario, si bien no lo hizo todo el tiempo. Por fortuna, todo terminó con una sola colisión sin heridos.

En 2019 son seis los kamikazes. Además del de anoche, el de Mieres y el que iba bajo los efectos de los estupefacientes, el 18 de abril un ciudadano terminó con el coche volcado tras recorrer varios kilómetros de la A-63 en Grado, y el 7 de marzo J. M. H. cruzó el centro de La Felguera a gran velocidad, al volante de su BMW y en sentido contrario.