«Nunca le faltó el respeto a mi madre, éste no es un caso de violencia machista»

Dos vecinas, ante la casa donde Luis Llaneza mató a su mujer y después se tiró a la calle. / FOTOS: JUAN CARLOS ROMÁN

Luis Llaneza, que se tiró desde la azotea, dejó una carta en la que pedía perdón a sus hijos y decía no soportar los efectos de la enfermedad en su esposa, Isabel Fuente

ALEJANDRO FUENTE LA FELGUERA.

El manuscrito fue encontrado por los investigadores en la cocina de la vivienda del matrimonio. En el texto, Luis Llaneza pedía perdón a sus tres hijos por lo que se disponía a hacer en la mañana ayer, acabar con la vida de su esposa. Según informó desde la Jefatura Superior de la Policía Nacional, este vecino de La Felguera, de 88 años de edad, degolló con un cuchillo de cocina a su mujer, quien fue encontrada sin vida en la cama conyugal. Era Ana Isabel Fuente, más conocida en el concejo como Mabel, y tenía 84 años. En la nota, también explicaba el motivo por el que arrebató violentamente la vida a su mujer; decía que no podía soportar por más tiempo cómo el alzhéimer, enfermedad que padecía ella desde hacía un tiempo, la había transformado en una persona que ya no reconocía. Él, acto seguido, se subió a la azotea de la vivienda, el número 5 de la calle Juanito Perotti, y se lanzó a la calzada. Falleció en el acto.

La Policía Nacional indicó que fue un vecino -que reside justo en frente- quien encontró el cuerpo sin vida de quien era un conocido constructor en el concejo y productor de sidra. Se avisó a los servicios de emergencia y, hasta el lugar, acudieron agentes de la Policía Local que, pronto, dieron aviso a la comisaría de Langreo-San Martín, que se hizo cargo de la investigación de los hechos. Desde la Jefatura Superior se señaló que, en principio y hasta que concluya la investigación, se descartaba que se tratara de un crimen de violencia machista y se apuntaba a un homicidio por compasión.

En la casa, de dos alturas sobre bajo, solo estaba el matrimonio, muy querido y apreciado en el barrio de La Campa. Cerca vive uno de los hijos, un hombre que se derrumbó al llegar al lugar y conocer la trágica noticia. El matrimonio tenía otras dos hijas que no residen en el municipio. Los agentes de la Policía Nacional comenzaron la investigación y remitieron el atestado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Langreo, en funciones de guardia. El Tribunal Superior de Justicia de Asturias informó de que ha constatado que no existían denuncias previas registradas entre el matrimonio.

«Rechazo de forma rotunda que éste sea un caso de violencia machista»

La familia de Luis Llaneza y María Isabel Fuente quedó «destrozada». Así lo aseguraba, todavía conmocionado, uno de los hijos del matrimonio, José Ramón, una persona muy conocida en el sector de la sidra. Roto de dolor, pudo articular unas palabras para salir en defensa de su padre, presunto autor del crimen. «Rechazo de forma rotunda que éste sea un caso de violencia machista; de hecho, nunca le faltó el respeto a mi madre en todo el tiempo que estuvieron juntos».

La noticia caía como un jarro de agua fría en el tranquilo vecindario de casas bajas y adosadas. Un operario, ya tras la marcha de los investigadores, limpiaba con calderos de agua la calzada. Asomados a sus ventanas, algunos vecinos, primero con cierta reticencia, avalaban la versión del hijo y aseguraban que se trataba de un matrimonio «modélico», que nunca había provocado problemas ni discusiones, que era una familia «muy conocida y querida» en el concejo y que siempre se preocuparon todos ellos por el barrio que nunca quisieron abandonar.

Una mujer, desde la ventana de su casa, comentaba que María Isabel ya no salía a la calle desde hacía tiempo a causa del alzhéimer. «Pero él era un hombre muy activo, iba y venía con su coche y se le veía animado. De hecho, hace poco comentaba que pensaba irse hasta septiembre a una casa que tenían en Rodiles». El cariño que se había granjeado venía, en gran parte, por su compromiso desinteresado con la vecindad. Hasta el lugar se acercó Fernando López, quien aseguraba sentirse «destrozado» por la muerte de ambos; recordaba que Luis era un hombre con un «gran corazón» y detalló que, hace unos pocos años, se quemó la casa de su hermana, en el barrio, muy cerca de la calle Juanito Perotti. «Mi familia se quedó con lo puesto en la calle, se quedaron sin nada; él acudió al poco tiempo, sin pedirle, nada, con material de construcción y una cuadrilla de su empresa y se hizo cargo del arreglo de forma desinteresada de la vivienda calcinada. Era una persona excepcional y siento mucho lo que ha sucedido». Nadie sabe qué pudo pasar con exactitud dentro de esa casa. «No lo parecía, pero debía estar sufriendo mucho por la enfermedad de su esposa. Nunca dieron problemas y él siempre era muy atento con su mujer. Estamos sorprendidos», reconocía Alfonso Hernández.

Concentración en Sama

La investigación no estaba ayer todavía cerrada y los vecinos de los fallecidos se resistían a creer que éste fuera un caso de violencia machista porque, aseguraban, era un matrimonio muy unido que nunca dio muestras de tener problemas. A pesar de todo, por la tarde, se celebró ante el Ayuntamiento, en Sama, una manifestación convocada por el Principado, el propio Consistorio y la Delegación del Gobierno ante lo que se considera un crimen por violencia de género. Asistió el consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, y la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Almudena Cueto. A través de un comunicado conjunto de las tras administraciones se quiso expresar una «enérgica condena y profunda consternación por el asesinato de María Isabel Fuente en Langreo». «Se trata del segundo episodio mortal por violencia de género registrado este año en Asturias», dijeron.

Asimismo, indicaron que, según los últimos datos publicados por el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, en España se han contabilizado diecisiete víctimas mortales por violencia de género en el primer semestre, una de ellas en Asturias, «a las que se suma ahora María Isabel Fuente». Las tres instituciones, así como el Consejo Asturiano de la Mujer y el Consejo de la Mujer de Langreo, quisieron trasladar sus condolencias a familiares y allegados de la víctima, a quienes ofrecieron los servicios de asesoramiento jurídico y apoyo previstos para estas situaciones.

Por la mañana, la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, que estaba en Langreo, declaró que se trata de una «tragedia» ya que «es otra mujer fallecida en manos de un hombre, con independencia de las condiciones» del caso.

El funeral de ambos se celebrará hoy a las cuatro de la tarde en la iglesia parroquial de San Pedro de La Felguera.

Más información