Los Bomberos duplicaron el número de rescates en la montaña oriental en 2018

En octubre los rescatadores auxiliaron, junto a efectivos del GREIM, a una pareja de escaladores que quedaron colgados a 180 metros de altura en la pared del Fresnidiellu, en Cabrales. / FOTOS: BOMBEROS DEL SEPA
En octubre los rescatadores auxiliaron, junto a efectivos del GREIM, a una pareja de escaladores que quedaron colgados a 180 metros de altura en la pared del Fresnidiellu, en Cabrales. / FOTOS: BOMBEROS DEL SEPA

Los rescatadores llevaron a cabo 61 intervenciones frente a las 30 del año anterior. La comarca centró el 67% de las operaciones efectuadas en toda Asturias

LUCÍA RAMOS LLANES.

El pasado fue un año negro en la montaña asturiana. Hasta una docena de personas perdieron la vida en accidentes mientras disfrutaban de una de las señas de identidad de la región. La mayoría de estos fatales siniestros, nueve, tuvieron lugar en la comarca oriental. Pero no solo fueron las muertes lo que aumentó en 2018 respecto a 2017, también las intervenciones realizadas por el Grupo de Rescate de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) se incrementaron notablemente hasta duplicar a las del periodo anterior. Así, a lo largo del pasado ejercicio este cuerpo de elite llevó a cabo 61 rescates en las montañas orientales, frente a los treinta de 2017. Esta cifra supone el 67% del total de operaciones llevadas a cabo por los bomberos rescatadores en toda la región, 91.

La subida fue tan acusada que un solo concejo, Cabrales, centró él solo más auxilios que los efectuados en el Oriente por los Bomberos del SEPA en todo el año anterior. En total fueron 32 los rescates llevados a cabo en el municipio cabraliego, seguido a gran distancia por Cangas de Onís, con siete, y Piloña, con cinco. Tres hubo en cada uno de los concejos de Amieva, Colunga, Parres y Peñamellera Alta; mientras dos se efectuaban en Peñamellera Baja. Caravia, Llanes y Onís registraron un rescate cada uno.

El motivo de este incremento, indica el bombero rescatador Íñigo Sánchez Fernández, quien lleva cinco años formando parte del grupo del SEPA, «es muy difícil de concretar. Se debería llevar a cabo un estudio exhaustivo para poder atribuir los aumentos o descensos de cada periodo de forma precisa, pues todos los años hay oscilaciones», señala. Sí reconoce que, en su opinión, «en 2018 hubo más gente, en general, en toda Asturias», por lo que el que se produzcan más incidentes es cuestión de estadística. «También es cierto que desde hace unos años la gente tiene más facilidades para subir a la montaña, pues se promociona más, es sencillo encontrar ropa y equipamiento y cada vez nos gusta más ir a un sitio a hacer turismo y, de paso, realizar actividades», apunta.

Fin de semana

Como sea, lo que sí es prácticamente inmutable es el patrón que cada año siguen los accidentes de montaña. «A partir de Semana Santa comienza a notarse el incremento, y lo mismo sucede con los fines de semana, que es cuando más salidas tenemos», indica Sánchez. Efectivamente, con los datos del SEPA en la mano, fueron los meses de julio (11 rescates en toda Asturias), agosto (22) y septiembre (17), los que más intervenciones registraron y la mayoría de ellas tuvieron lugar en sábado (24) y domingo (28).

Además de los rescates en montaña, este grupo compuesto por ocho bomberos rescatadores, cinco médicos y dos pilotos, llevó a cabo en 2018 cinco rescates en la mar, otros doce en la costa, once en medio rural y seis más en ríos, embalses y lagos. Los especialistas auxiliaron en toda Asturias a un total de 125 personas, de las que aproximadamente la mitad, sesenta, resultaron ilesas. Hubo también cincuenta y un heridos y catorce fallecidos.

A la hora de salir a la montaña, insisten siempre los expertos, «la clave es la planificación», teniendo en cuenta las capacidades de cada uno, la meteorología y conociendo bien el recorrido que se va a hacer. «Nos encontramos con gente que piensa que el camino le va a ir guiando y no es así, pues en muchas zonas se puede desvanecer y ya estás perdido», explica el bombero rescatador.