Denuncian los comentarios de Nel Cañedo contra el dueño del hotel de Soto de Cangas

El pastor le acusa en un vídeo de «sinvergüenza» y «caradura» por sus quejas sobre el canto de las gallinas

R. O. CANGAS DE ONÍS.

El caso de las pitas de Soto de Cangas sigue generando conflictos. Según ha podido saber este periódico, el dueño de los apartamentos rurales pretende recurrir a la policía para denunciar al pastor Nel Cañedo por los comentarios vertidos en un vídeo publicado en YouTube, en el que le acusa de «sinvergïenza» y «caradura» e insta a «invertir y aislar el hotel del ruido» para evitar las supuestas molestias del cacareo de las gallinas. «Apeteciaseme dar con una pala llana pa hundite esi pechu palomu», expresa Cañedo en el mismo vídeo. Por el momento, el pastor dice no haber recibido notificación de la denuncia.

La controversia en torno al gallinero y el hotel rural de la localidad canguesa surgió a raíz de una denuncia presentada por el propio dueño del establecimiento turístico. Tras realizar mediciones en el enclave y obtener un registro de 72,4 decibelios, una resolución dictada por el Ayuntamiento el pasado 10 de abril estableció que la marca «supera el nivel máximo admisible», que no debería ser superior a 45 decibelios desde las 22 a las 7 horas. Por ello se emitió una resolución en la que se ordena el «cese inmediato de la actividad de cría de gallos», que además carece de licencia.

Más noticias

Oleada de críticas

La decisión ha suscitado una oleada de críticas desde distintos sectores, que la entienden como un ataque al medio rural. Entre esas voces se encuentra la de Nel Cañedo, manifestada a través de un vídeo convertido en viral. Según el propietario de los apartamentos, el ruido de los animales «espanta a los clientes», mientras que el dueño de las gallinas de la discordia sostiene que nunca nadie se había quejado por el cacareo. Insiste, además, en que la suya no es una actividad económica, sino que los animales están destinados al «autoconsumo».